Google+
El Malpensante

Columna

Las "auyamas" y el "apecho" de los esmeralderos

Algunas costumbres sexuales de los esmeralderos colombianos reviven prácticas antiguas y terribles.

© Jan Sochor

Con muchas miradas, todos los errores saltan a la vista. Alguien  encuentra el problema y alguien más lo entiende”.
Linus Torvalds

Cuando supe que un colega estaba escribiendo su tesis doctoral sobre los esmeralderos, y que llevaba dos décadas de trabajo de campo en la zona, quise corroborar el relato que escuché de un alumno originario de Muzo. Tras la sangrienta guerra desencadenada a raíz del descubrimiento de la mina de Peñas Blancas a finales de los sesenta, contaba mi alumno, el gran patrón esmeraldero Isauro Murcia había importado prostitutas del Viejo Caldas para aplacar los ánimos arreglando matrimonios con los combatientes.  

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mauricio Rubio

Columnista de El Malpensante y La Silla Vacía. Es investigador de la Universidad Externado de Colombia.

Septiembre de 2013
Edición No.145

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La irresistible canción de los expatriados


Por Sinar Alvarado


Publicado en la edición

No. 205



La música sirve como consuelo del hogar abandonado y distante y, si es lo suficientemente buena, hace que los nuevos vecinos miren con mejores ojos al recién llegado. En el caso de los c [...]

El gran gordo de Pésaro


Por Laura Galindo M.


Publicado en la edición

No. 206



El afamado compositor Gioachino Rossini abandonó la ópera para consagrarse a su mayor pasión: la gula. Su dedicación produjo varios nuevos platos y más de un dolor d [...]

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Este pedazo de acordeón


Por Roberto Burgos Cantor


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente aparecido en la revista Eco, en 1974, este es el único relato sobre vallenato que se conoce del autor sabanero, fallecido el año pasado. Una pequeña historia de susp [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores