Google+
El Malpensante

Artículo

El crimen que no cometí

¿Un colombiano con pasaporte mexicano en Yucatán? “Mala idea”, dirían los comentaristas. “Muy mala idea”.

Me quedaba lo justo para pagar un bus desde Cancún hasta el Distrito Federal. Según el boleto, me pertenecía el último asiento junto a la ventana (al comprarlo pensé que 24 horas de carretera serían más llevaderas contemplando el paisaje), pero cuando me subí, el lugar ya estaba ocupado y no quise discutir con el usurpador. Como prefería tener mi atiborrada mochila a la mano sin incomodarme, la ubiqué en el pasillo amarrada al asiento, pues adentro llevaba la cámara fotográfica, los más de veinte rollos que había tomado a lo largo de la vuelta por México sin guía turística, toda mi ropa, un Walkman y veinte casetes de noventa minutos con una selección de canciones de las que jamás me saciaré: los eternos Pixies, algo de New Order, King Crimson y lo imprescindible de Lou Reed. En conclusión, mi vida entera a bordo de ese bus se reducía a una valija de sesenta centímetros. Llevaba dos meses conociendo a México, mi desconocido país natal: partí del Distrito Federal a Querétaro (tres horas más al norte); bajé al océano Pacífico, empezando por las playas casi vírgenes de Colima, dirigiéndome al sur hasta Chiapas para cruzar la Sierra Madre; en Villahermosa tomé rumbo hacia la Riviera Maya (marca registrada), y luego de recorrer varios puntos de la península de Yucatán, dilapidé mis ahorros en Cancún a pesar de no haber gastado en mi estadía. Ahora debía regresar a la capital.

 
A ocho horas de Cancún, y ya de noche, el bus hizo una escala técnica en Ciudad del Carmen, un puerto en el golfo de México que se distingue por la excesiva contaminación de sus aguas, debido a la acumulación de petróleo en la Laguna de Términos. Al mejor estilo del Chavo del 8, me comí tres tortas de jamón acompañadas por chiles poblanos y me preparé para dormir hasta que faltaran diez u once horas para llegar a la ciudad que me vio nacer. Mientras cruzábamos el kilométrico puente sobre la laguna, el televisor del bus proyectó el video de “Macarena” y empecé a temer por mi destino, pues esa cancioncita siempre me ha traído desgracias. Efectivamente, al otro lado de la ciénaga había un retén del ejército, que, a diferencia de los retenes colombianos, no requisa y pide documentos a todos los pasajeros, sólo a los que tienen cara de pendejos. Entre ellos, yo; quizá porque llevaba el pelo ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Daniel Páez

Mayo de 2007
Edición No.78

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Y las palabras son esquivas


Por Arturo Charria


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores