Google+ El Malpensante

Coda

Otras prácticas, otro campo

En lugar de escribir, a algunos escritores les ha dado por aparecer en poetry slams, spoken words y demás actuaciones con nombres raros, ¿Cuánto importa este fenómeno?

© Owain Kirby • Illustration Works • Corbis
 

Un escritor escribe: hasta ahí todo bien. Ahora: ese escritor no trabaja a solas ni en silencio ni confinado en una habitación. Escribe sobre un escenario, delante de un público, mientras un dj mezcla discos. Además: lo que escribe en su láptop aparece reflejado al mismo tiempo en una pantalla en la que los espectadores miran el ir y venir de las palabras, las reiteradas correcciones, los esporádicos hallazgos, los improvisados zigzagueos con que la escritura responde a la música que suena. Pero el público no solo contempla, también participa, y el escritor ajusta su relato, crea y elimina personajes, sigue o abandona cabos narrativos de acuerdo con la respuesta de los asistentes. El resultado: no tanto un texto como un acto, otro espectáculo, una noche más que se enciende y se gasta y desaparece.

Este tipo de eventos existe –vaya, al menos desde 2007 cuando fue creado por el argentino Adrián Haidukowski– y tiene un nombre: jam de escritura. ¿Que no le gusta? No importa: hay otros espectáculos que de un tiempo para acá han venido cobrando notoriedad en América Latina y España y que también involucran de un modo u otro la escritura y en los que usted puede ver y oír y conocer a escritores sin necesidad de abrir alguno de sus libros. Están las jornadas de poetry slam, inventadas en San Francisco en los años ochenta y en las que un puñado de poetas lee en voz alta sus versos y el público escucha y vota y elige un vencedor. Están las sesiones –más sobrias y, por fortuna, menos deportivas– de spoken word, en que un escritor lee y lee y lee, casi siempre narrativa, ante algunos pacientes escuchas. Ahora, si se prefiere no salir de casa, se pueden encontrar en línea, y desde no hace mucho tiempo, algunos book trailers –pequeños videos, normalmente amateurs y colgados en YouTube, mediante los cuales ciertos autores desplazan a los publicistas y presentan ellos mismos sus obras más recientes–. Mejor o peor: también en internet pueden hallarse reality shows literarios –concursos en que participan escritores, aspirantes a escritores y un auditorio que semana a semana elimina a uno de los concursantes–.

...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rafael Lemus

Colabora en 'Letras Libres'.

Julio de 2011
Edición No.121

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores