Google+ El Malpensante

Entrevistas

Bloguear del siglo XVIII a Perez Hilton

traducción de Manuel Sanín

¿Es el blog un invento exclusivo de la era de internet? ¿O tiene antecedentes en la tradición libresca? Según el autor, algo parecido existía desde el siglo XVIII en Francia e Inglaterra.

Lloyd's Coffe House, Londres, 1798 © Ilustración de William Holland
 

Bloguear es como atropellar y darse a la fuga. Los blogueros tienden a buscar el golpe seco. Suelen golpear por debajo del cinturón y, cuando conectan un golpe, corren en pos de un nuevo blanco. ¡Pum! La idea es provocar, ganar puntos, ventilar opiniones y, con frecuencia, chismosear.

Los blogs más chismosos les apuntan a las figuras públicas. Combinan dos ingredientes básicos, el insulto y la celebridad, y con frecuencia propinan golpes en corto que no superan un párrafo. A menudo se dirigen a un público particular, como los fanáticos de Hollywood (Perez Hilton), los yonquis de la política (Wonkette), los universitarios (IvyGate) y los abogados (Underneath Their Robes). En cuanto a política, pueden inclinarse hacia la derecha (Michelle Markin) o hacia la izquierda (Daily Kos). Pero todos se ciñen a una fórmula heredada del viejo periodismo sensacionalista: los nombres hacen las noticias.

Entonces, ¿qué tan nuevo es el blogueo? ¿Debemos considerarlo como un subproducto de los nuevos medios de comunicación y como la señal de una época en que los periódicos parecen condenados a la obsolescencia? El blogueo aprovecha al máximo las innovaciones tecnológicas: la posibilidad del contacto constante con comunidades virtuales a través de sitios web y el énfasis en la brevedad puesta en boga por plataformas como Twitter, con su límite de 140 caracteres por mensaje. Sin embargo, encontramos mensajes similares a los de los blogs en diversas épocas y lugares anteriores a la aparición de internet.

Tomemos, por ejemplo, un post reciente de The Superficial:

RadarOnline reporta que la abanderada del “matrimonio tradicional” y ex señorita California, Carrie Prejean, vive en pecado con su prometido Kyle Boller de los Rams de San Luis, con quien sin duda anda comiendo mariscos. ¡A LA HOGUERA!

Y aquí una típica entrada de Le Gazetier Cuirassé ou Anecdotes Scandaleuses de l...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Robert Darnton

Es uno de los grandes especialistas en historia francesa del siglo XVIII. Entre sus libros figuran Edición y subversión, Literatura clandestina en el Antiguo Régimen y Los bestsellers prohibidos en Francia antes de la Revolución.

Junio de 2010
Edición No.109

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores