Google+ El Malpensante

Artículo

El libro XIII

s

La de las “versiones homéricas” es una de las tradiciones más envidiables de la envidiada literatura anglosajona.

Desde el Troilo de Chaucer hasta la Ilíada de Christopher Logue, son contados los poetas que se estimen en algo que no hayan intentado una “imitación” (el término es de Dryden), traducción o adaptación de algún pasaje del epos fundador.
 
El inefable George Steiner, cuyo talento como antólogo debería ser reconocido tanto como sus otros dones, es autor de un escrutinio de las mejores “versiones homéricas”: Homer in English es como se llama, y pertenece a la notable serie de Penguin Books. Pocos poetas del siglo pasado dejaron de manifestar su admiración por el bardo invidente. Menos lo hicieron cuando se trataba de reconocer al otro gran épico de la Antigüedad, el mantuano Virgilio. El siglo XX fue de Homero. Todo parece indicar que el XXI será de Virgilio, como lo fue el XVIII. T. S. Eliot fue uno de los escasos padres fundadores de la modernidad en lengua inglesa que manifestó su admiración por el autor de las Geórgicas. Pound parece haberlo detestado, a pesar de sus intentos de convertirse él mismo en el Virgilio de Mussolini. Auden fue implacable con el autor de la Eneida en su “Secondary Epic”. Y el monumento de Hermann Broch es demasiado denso para restaurar la popularidad perdida. Nada mejor que el tiempo para propiciar el retorno de los autores condenados por la inmortalidad a un impreciso purgatorio. El texto de Robert Wells (Oxford, 1947) es un homenaje y un rescate. Eneas deja de ser el “piadoso” para convertirse en uno más de la tribu. Un hombre de carne y hueso, lleno de miserias y abundoso de virtudes. Pocos retratos como el del poeta británico. Ahora Eneas es como Ulises, aunque no tan tramposo.
 
 
Eneida: Libro XIII
 
Eneas fue regresado al cielo en el momento
justo. Estaba cansado de las incesantes demandas
de sus dioses tutelares. Después de invertir
tanto tiempo en encontrarles un hogar ¿por qué
no se quedaban en paz, en sus altares,
en vez de pelearse, invocando el destino
 y exigiendo nuevos sacrificios? Ya no volvería
a estar a la altura de las circunstancias. 
El último c...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

A Oliveros

Marzo de 2007
Edición No.77

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores