Google+
El Malpensante

Artículo

Aznar

El que canta las palabras

s

Como el viento, que se siente pero no se atrapa, la voz de Pedro Aznar (Buenos Aires, 1959) escapa también de cualquier clasificación. En el tema “A cada hombre, a cada mujer” del disco Serú Girán 92 alcanza un registro tan alto que es factible confundirlo con una voz femenina. Por contraste, en su disco Aznar canta Brasil hay una versión de “La carne” donde arremete con un canto ronco y profundo que recuerda a Louis Armstrong. Cuando le pregunté cómo hacía para tener ese registro tan amplio, esperando que me confiara alguna técnica de entrenamiento vocal, me enfrenté a una sonrisa infantil. “No sé, simplemente lo hago”, respondió, encogiéndose de hombros.

Es la misma sencillez con la que aborda todas las circunstancias de la vida. Pedro Aznar ha tenido el lujo de estar presente, como actor la mayoría de las veces, en los momentos clave del rock argentino y en algunos del jazz mundial. Participó como bajista en el proyecto Serú Girán, que en escasos cuatro años llevó al rock argentino a cruzar nuevas fronteras en lo melódico y en lo lírico. Pero nunca se dejó seducir por la idea mediática del éxito. Justo cuando la juventud los adoraba y la crítica los aclamaba como “los Beatles argentinos”, Serú Girán se acabó. En esa disolución fue determinante la decisión de Aznar de retirarse a hacer lo que más quería: tocar semiescondido en un grupo de jazz.
 
El resultado terminó siendo, sin embargo, bastante notorio: Aznar agregó su sello de delicadeza a varias grabaciones del Pat Metheny Group, de las cuales tres se llevaron el premio Grammy: Still Life Talking, Letter from Home y The Road to You. Luego volvió para una controvertida reunión de Serú Girán en los noventa y a una carrera solista desarrollada sin afanes, complaciendo gustos que van desde el folclor pampero hasta la estética japonesa. Y siempre, siempre, preocupado por las letras.
 
El caso de Pedro Aznar es extraño: sus conciertos llenan pero no abarrotan, y sus seguidores, parsimoniosos como él, no se ponen a brincar, sino que lo oyen en silencio dejando las ovaciones y los gritos para el final. No es una superestrella como Gustavo Cerati ni un excéntrico como Charly García, pero menciónese su nombre a cualquier rockero para recibir en respuesta un gesto de absoluto respeto. “Lo más penetrante es lo má...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos Garay

Autor de la novela 'La nostálgia del melómano'. Es actualmente el realizador del programa radial 'La Onda Sonora'.

Marzo de 2007
Edición No.77

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Juan Pablo Bieri, el nuevo censor de la televisión pública


Por Liga Contra el Silencio


Publicado en la edición

No. 203



Juan Pablo Bieri y RTVC sí censuraron "Los Puros Criollos" Una nueva entrega de la "Liga contra el silencio" de la cual hacemos parte. [...]

Metal, Viscoso animal


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 204



Los habitantes de un pueblo en el Nordeste antioqueño insisten en que la explotación del oro con mercurio no es tan mala como la pintan, mientras las multinacionales ganan hectáre [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores