Google+ El Malpensante

Breviario

Diccionadario

Palabras inventadas, nuevas definiciones, aféresis, metátesis y síncopas conforman este juego de lenguaje que pronto será publicado como libro por la editorial Pre-Textos.

© Stock Xchng

 

El Diccionadario es un artefacto (mucho más facto y menos arte) que sirve para no servir, es decir, posee la sagrada utilidad de lo inútil, en este caso en términos absolutos. Aun con lo inservible, el Diccionadario acaba con el aburrimiento.
El Diccionadario es un conjunto de aféresis, síncopas y apócopes; y también de prótesis, epéntesis y paragoges. O sea, las tres primeras, la omisión de sonidos al principio, en medio o al final de una palabra; y las otras tres, el añadido.
También contiene metátesis (los cambios de lugar de los sonidos), metaplasmos (las sustituciones de un sonido por otro) y aliteraciones (las repeticiones de sonidos consonantes).

 

Nunca me he divertido tanto escribiendo un texto como en el tiempo que le he dedicado al Diccionadario y nunca me había reído tanto con una aféresis, o gozado tanto con una síncopa. Para no hablar de las paragoges o de la sin par metátesis.
Como todo diccionario, el Diccionadario tampoco es para leer de corrido, sino gota a gota. Al contrario de los demás diccionarios, este no acepta el orden alfabético.
El Diccionadario se consulta cada vez que no se necesite.

 

Supuesto: el lugar en donde algo debe estar.

Trillete: moneda de mucho valor.

Cicatroz: trátase de una cicatriz muy fea.

Roguería: farmacia donde venden rezos.

Adeficio: edifico muy feo.

Neuraestético: artista malgeniado.

Fanizales: ciudad colombiana capital del departamento de Faldas.

Callatayud: lugar silencioso.

Mayami: ciudad maya.

Pestuso: de la tierra del pesto.

Lorcalidad: ciudad natal de Lorca.

Abu-dhabi: lugar donde se apareció Gautama (“a Buda vi”).

Calimaña: alimaña de Cali.

Allapulco: lugar más lejano que Acapulco.

Farranquilla: ciudad de rumbas y parrandas.

Inglesia: templo británico.

Paparruchada: tonterías dichas por el papa.

Tiovivo: el tío que da vueltas sobre sí mismo.

Convento: donde ventea mucho.

Nispiración: inspiración producida por los nísperos.

Pescalera: escalera para peces.

Mistoria: la parte misteriosa del pasado.

Avíspera: insecto de ayer.

Guacamaya: tesoro arqueológico.

Gatolicismo: la religión de los gatos.

Hipopútama: mamífera ligera de cascos.

Perrímetro: el territorio del perro.

Lapizlóptero: mariposa dedicada a la escritura.

Correóptero: insecto dedicado al atletismo.

Lisboa: cruce de flor con serpiente.

Sapoleón: héroe militar de los sapos.

Sapoteosis: lo máximo en sapos.

Castodonte: animal extinguido por su apatía sexual.

Cáspid: venenosa serpiente que, a pesar de no tener pelo, tiene caspa.

Capicuac: pato que tiene la cabeza donde queda la cola
y tiene la cola donde queda la cabeza.

Pajajaro: ave que ríe.

Resfiado: ternero a crédito.

Mamihuana: la cannabis que fuman las mamás.

Nanogenario: ser diminuto de mucha edad.

Sorprender: monja pirómana.

Sacarosa: poner flores afuera.

Nobelisco: monumento a Alfred Nobel.

Testúpido: examen tonto.

Prolecariado: gente llena de caries.

Sanbandija: santo patrono de los granujas.

Coñocimiento: saber de ciertas partes íntimas.

Codocedor: el que sabe hasta por los codos.

Talamidad: luna de miel fracasada.

Estratagemas: es comerciante de esmeraldas.

Gatorrante: gato antipático.

Solondrinas: aves solitarias.

Canario: perro alemán, como el pastor.

Masqueroso: cosa que, si se masca, es repugnante.

Opaco: oh, Francisco.

Escarabajo: va con la cara inclinada.

Interroguante: ¿dónde dejé mis guantes?

Ecología: ciencia de los ecos.

Reñigión: creencias muy belicosas.

Enciclotedia: es la misma enciclopedia, pero aburrida.

Sosaína: droga aburrida.

Escoputa: arma para cuidar prostíbulos.

Escrotinio: examen del escroto.

Panóptico: horneado bueno para la vista.

Sufrida: la mujer de Diego Rivera.

Mantra: cobija que se repite, que se repite,
que se repite, que se repite...

Peléfono: aparato para hablar con futbolista famoso.

Perrorata: can dado a ladrar demasiado.

Apagar: cancele lo que debe.

Retractarse: tomarse una foctografía.

Farsanto: que finge santidad.

Acalora: y allá guacamaya.

Vágina: así como un libro está hecho de páginas,
un vibro está hecho de váginas.

Mango: canción que se toca con mangoneón.

Mármol: centro comercial sobre las aguas.

Aristodesgracia: nobleza venida a menos.

Castolicismo: religión que restringe las relaciones sexuales.

Verdudas: puede ser lo uno o puede ser lo otro,
o más bien todo lo contrario, aunque tampoco, o casi.

Marifosa: cementerio para mariposas.

Culesterol: grasa que se concentra en las caderas.

Algoritmo: una pizca de ritmo.

Catacumbia: tumba de un bailarín de cumbia.

Bicitecla: instrumento parecido al piano, pero con dos ruedas.

Carítono: cantante que cobra mucho dinero.

Pavorito: miedo preferido.

Tictacdura: la dictadura del reloj.

Plátano: voto de pobreza.

Jamarillo: apellido coloreado.

Aguardiente: licuar dentadura.

Prelámpago: lo que ocurre antes del rayo.

Diagnóstico: el día de no creer en nada.

Burromaestre: alcalde bruto.

Colibrí: mezcla de coles y queso brie.

Prepondelirante: se destaca por su locura.

Fofisticado: muy elegante, pero gordito.

Huelgazán: experto en huelgas.

Herráclito: filósofo dedicado a la herrería.

Parténides: filósofo aficionado al calzado deportivo.

Sécretes: filósofo que guardaba el secreto de lo que sabía.
Decía “solo sé que nada sé”.

Niesche: filósofo que no era argentino.

Biberot: filósofo francés aficionado al tetero.

Champancé: bebida favorita de los simios.

 

___________________

© Estas definiciones hacen parte de un libro con el mismo título, próximo a ser publicado por Pre-Textos en España

Página 1 de 2

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Darío Jaramillo Agudelo

Poeta, novelista y ensayista. Se desempeñó como subgerente cultural del Banco de la República, dirigió el Boletín Cultural y Bibliográfico y es miembro de los consejos de redacción de la revista Golpe de Dados. Invitado Festival Malpensante en el 2009. Ganador del premio Nacional de poesía en 2017

Octubre de 2014
Edición No.157

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores