Google+
El Malpensante

Breviario

Prosa del mar

     

Ilustración de Laura Tibaquirá

 

Ab imo pectore, ¿el mar? Para mí, el mar ha sido como un padre amado y hosco. A pesar de mi vocación de náufrago, el “viejo océano” rehúsa reclamarme a su lado, como si, habiéndolo ofendido a la manera de Ulises cuando hundió el hierro candente en el único ojo de Polifemo, me condenara desdeñosamente a vivir rodeado de moles de tierra y de roca.

Hice muy de pequeño mi primer contacto con el mar. No el contacto tangencial del baño de playa, aunque mi madre me sumergiera en sus aguas recién nacido, sino el más definitivo de la navegación. El motivo no fue otro que la observancia de una vieja costumbre provinciana.

 

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Germán Espinosa

(Cartagena, 1938-2007) Escritor colombiano. Su extensa obra incluye novelas, ensayos, cuentos e incontables artículos periodísticos.

Noviembre de 2014
Edición No.158

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La punta del iceberg


Por Alonso Sánchez Baute


Publicado en la edición

No. 205



El editor invitado presenta esta edición. [...]

Yo sabía...


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



Su labor como gestora cultural y ministra hizo que su ficción fuera soslayada. En este inquietante relato, una mujer le canta la tabla a cierto representante del machismo regional.  & [...]

El amor es bailar


Por Margarita Posada


Publicado en la edición

No. 209



¿Quién dijo que el flow solo afecta a la carne y no al espíritu? Algunos pasos nos conectan con nuestro yo. Un yo cuya torpeza para este baile puede significar destreza para aquel [...]

El coleccionista de vientos


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente un juguete infantil, desdeñado en Europa por su vulgaridad, el acordeón encontró en el Caribe colombiano una grandeza sin precedentes. Al punto que se convirti&oacut [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores