Google+
El Malpensante

Iceberg

Deje así

¿Puede un acusado de defraudar la bolsa dar clases de ética y mercado de valores? Los directivos de la Sergio Arboleda parecen no ver contradicciones en ello.

No muchos lectores de esta revista sabrán quiénes son José Leonel Torres Cortés y José Leonel Torres Jaramillo. Padre e hijo, el primero de ellos fundó hace treinta y cinco años en Bogotá una empresa comisionista de bolsa, a la cual se vinculó posteriormente su primogénito. La comisionista parecía seria y al menos en los papeles era tenida como una respetable firma de la antigua Bolsa Nacional Agropecuaria –hoy Bolsa Mercantil de Colombia–. Esa percepción cambió en el 2010, cuando la Superintendencia Financiera les abrió una primera investigación, y se derrumbó del todo el pasado 9 de noviembre, con la orden perentoria de liquidar la empresa y la formulación de un extensísimo pliego de cargos contra sus principales directivos. En otras palabras: Torres Cortés era una especie de Interbolsa pero en tamaño poni.

Aquí podríamos hacer glosas irónicas sobre la también extensa serie de lugares comunes con que las autoridades han tratado de calmar al respetable –ya saben: se trata de un “caso aislado”, de un “par de manzanas podridas”– o burlarnos de las pastusadas con que los organismos de control han intentado justificar su risible papel. (Consultado al respecto, el superintendente financiero alegó que no intervino antes porque “la firma comisionista nunca transmitió información a este despacho que permitiera evidenciar que ella realizaba operaciones por fuera del marco legal autorizado”. Dicho de otro modo: la Superintendencia no intervino a Torres Cortés porque –ay, Dios mío– ellos nunca les avisaron que estaban cometiendo delitos.)

Si nos abstenemos de esas ironías, es porque la historia tiene, si cabe, un aspecto aún más tragicómico. Resulta que el señor Torres Cortés, además de uñilargo y pícaro, también es profesor de la Universidad Sergio Arboleda, donde enseña nada menos que ¡ética empresarial y mercado de valores!

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Diciembre de 2014
Edición No.159

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Ida Vitale no subestima a sus lectores


Por César Bianchi


Publicado en la edición

No. 203



Con una sonrisa pícara y unas salidas lúcidas, la poeta uruguaya responde con precisión filuda las preguntas de otro inoportuno periodista atraído por la miel de los premio [...]

¿Cómo quebrar un restaurante?


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 206



A pesar de lo que nos podrían hacer creer series como Chef’s Table, tener un restaurante va más allá de la creatividad culinaria, el amor al oficio y pretenciosos planos en [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores