Google+
El Malpensante

Artículo

La recta final

Treinta años después del suicidio del escritor y crítico de cine caleño Andrés Caicedo, su familia se ha decidido a publicar un tesoro. Se trata del libro El cuento de mi vida, que Editorial Norma lanzará el próximo miércoles 7 de marzo.  ...

INTRO: Treinta años después del suicidio del escritor y crítico de cine caleño Andrés Caicedo, su familia se ha decidido a publicar un tesoro. Se trata del libro El cuento de mi vida, que Editorial Norma lanzará el próximo miércoles 7 de marzo. En él se consignan los escritos y textos personales que Caicedo garrapateaba en distintos momentos de su breve existencia, donde se da cuenta de esa especie de “personaje” que el mismo Andrés construyó de sí mismo. El libro está compuesto de cuatro capítulos (“Atravesando el río”, “Silvia”, “De película por Los Ángeles”, “La recta final”) y las dos cartas que escribió pocos momentos antes de morir: una carta personal a Patricia Restrepo y otra al crítico español Miguel Marías. Dentro de la curiosidad sin fin que siempre produce la desaparición del autor de¡Que viva la música!, esta colección de textos se convierte en un documento fundamental para todos los que, de una forma u otra, conviven fascinados con su obra. La conclusión a la que se llega, luego de disfrutar El cuento de mi vida, es la pasión obsesiva que su autor tuvo para convertir todo lo que tocaba en literatura [Sandro Romero Rey].

 

 

Escribo estas líneas mientras abajo en la ciudad se oye estruendo de carros pitando por Álvaro o por Gómez o por la UNO. ¡Se decide la misma suerte del país y yo aquí, tratando de aliviarme descargando estos malos pensamientos! Mi alivio llegaría ¿cómo?, ¿cómo? Buena pregunta. Sufro por la ausencia de mi madre. ¿Una visita de ella me aliviaría? ¿Podría hablarle dos palabras de interés? Sufro porque es domingo y estoy muy solo. Una visita de un amigo me llenaría de gozo. Teniendo en cuenta que me obligaría a levantarme de aquí y atenderlo con formas de cortesía incoherentes. El fin de este domingo me aliviaría, tal vez... pienso ir a cine a las seis y media a ver The Mackintosh Man, que me dicen es mala. Estoy en posición favorable con respecto a eso: al menos tendré la cordura y el buen ánimo para decidirme a ir en mínimas condiciones de comprendimiento. Me duele el lado izquierdo de la cabeza, un dolor agudo y repentino. Yo hablando del corazón, y ahora la cabeza. Mi pobre grande cabeza. Mi madre me ha mirado con amor y orgullo, y aunque sabe que no le daré ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Caicedo

Autor, entre otros libros, de !Que viva la música!

Febrero de 2007
Edición No.76

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores