Google+
El Malpensante

El último de la fila

Hernando Valencia Goelkel

Álbum de la literatura colombiana

AUTOR IN FABULA

Para Margarita Valencia


 

Hernando Valencia Goelkel (1928-2004), el crítico literario colombiano, y Alicia Baraibar (1938-2008), mi mamá, jugaron scrabble semanalmente durante más de treinta años. El encuentro era en la tarde, un día entre semana. Hernando traía jamones, patés, pan, conservas y ocasionalmente una botella, lo que era ampliamente apreciado por la concurrencia familiar. Crecimos mis hermanos y yo con la presencia de uno de los hombres más tímidos que yo haya conocido; invariablemente antes de hablar carraspeaba, hacía unos sonidos guturales y expulsaba en medio de una risa sorda un comentario genial, contenido, lleno de humor y con una certeza imposible de interpelar. Los dos eran viudos y los unía no solo la profunda amistad que tuvo Hernando con mi papá, el poeta Eduardo Cote Lamus, sino las novelas estadounidenses, las ocurrencias de cada cual y los chismes bogotanos. Hernando era parte del paisaje familiar y una vez, al ver mi golpeadísima Underwood a la que se le caían las teclas en las épocas en que fantaseaba con ser escritor, me trajo una máquina de escribir eléctrica. Una joya ruidosa, carísima y azul de Smith Corona. Yo no sabía que era su máquina y fue estrenada inmediatamente para hacerle los trabajos finales de la universidad a un vecino que me pagaba por cuartilla. Me sonó raro que una noche mi mamá me contara emocionada que Hernando le había dicho que yo era igual a él cuando tenía su misma edad, con los mismos sueños y actividades literarias. Ojalá yo hubiera sido como él a sus veintes. Claro, era mentira. Todo era parte de un plan, por lo visto largamente acariciado. Hernando comenzó a venir con más frecuencia a casa y el fin de semana desaparecían en el entonces invencible Zastava blanco de mi mamá hacia Fómeque, Choachí o Villa de Leyva. Hernando no manejaba, cosa que heredó mi hermano Ramón, y tampoco se destacaba mucho en las cosas prácticas. El proceso fue lento y natural, tanto que ni mis hermanos ni yo nos dimos cuenta de que Hernando había traído muda de ropa, bata, piyama, máquina de afeitar y cepillo de dientes a casa. Un domingo por la mañana que estaba lloviendo me quedé mirando desde mi cuarto las gotas de agua que se estrellaban sobre el baldosín de la terraza y entré al cu...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Pedro Cote Baraibar

Mayo de 2015
Edición No.163

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Mafia ecológica


Por


Publicado en la edición

No. 203



Por Flavita Banana [...]

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores