Google+
El Malpensante

Iceberg

Una firmita

Ideas, apuntes, críticas, tendencias, habladurías 

En artículos, en clases, en charlas he insistido hasta el aburrimiento en que los periodistas –y sobre todo los periodistas “culturales”– deberían recibir nociones básicas de derecho y ordenamiento jurídico. Aquí no importa que lo haga, pero podría mostrar veinte o treinta ejemplos criollos de garrafales metidas de pata a causa de esa ignorancia de las normas y procedimientos estatales. Para no ser tan extremo, me limitaré a citar un ejemplo de estos días. Abran El Espectador del 24 de septiembre de 2015 y lean “Burocracia versus excelencia”, un artículo en el que Sara Malagón Llano intenta defender a Fátima Vélez, ganadora de un premio de poesía que no le ha sido entregado por un enorme descuido procedimental. No dudo que la nota fue escrita con buena fe y con el ánimo de reparar lo que a primera vista parece un flagrante caso de injusticia. Por desgracia, en el propósito de alcanzar ese objetivo la periodista no solo pasa por alto las más elementales normas del oficio, no solo acaba dando lecciones de moral en un contexto en que no debería darlas, sino que –efecto perverso no deseado– termina por cometer una injusticia tan grande como la que pretendía combatir.

Por lo que yo veo, Sara Malagón no se tomó la molestia de revisar los formularios de inscripción del concurso. Allí, desde el comienzo, se advierte en letra muy destacada e imposible de ignorar que “El formulario debe ir firmado, no hacerlo implicará la propuesta como rechazada”. Y esa advertencia se reitera en la parte final, donde podemos leer: “Manifiesto que en caso de que mi propuesta sea seleccionada como ganadora, y se presente una causal de incompatibilidad y/o inhabilidad… acogeré inmediatamente la decisión que adopte la entidad sobre el particular”. 

Temperamentalmente, yo estoy lejísimos de estos apegos neuróticos a la letra escrita. Sin embargo, en este caso me resulta imposible ignorar lo que está en juego. He sido jurado en varios concursos y me alarma la frecuencia con que los participantes olvidan los detalles más obvios y la dificultad que tienen para seguir las instrucciones más elementales. No es solo que lean e interpreten mal; es que ni siquiera comprenden el sentido de lo que se les está pidiendo. En estos concursos uno firma no para cumplir un simple trámite administrativo o para garantizar que es quien dice ser; lo hace sobre todo para certificar que la obra es original y que su premiación no meterá en dificultades a la i...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Octubre 2015
Edición No.168

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Defensa del chontaduro


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 206



¿Fruta, tubérculo, huevo mitológico? El escritor caleño intenta explicar por qué en su ciudad los niños se acostumbran a comer este bicho raro del reino veget [...]

Objeción literaria


Por Lina Céspedes


Publicado en la edición

No. 207



El testimonio de una abogada que se declara impedida para escribir textos que no sean correos electrónicos o conceptos jurídicos.  [...]

Cocinar en mexicano


Por Julio Patán


Publicado en la edición

No. 206



Poder ver lo que se tiene enfrente es una facultad muy rara, pero es la mitad del éxito de las altas cocinas regionales. Aquí el rico caso de México, cuyos chefs de vanguardia tie [...]

Un tropezón cualquiera da en la vida


Por Jaime Andrés Monsalve


Publicado en la edición

No. 207



Tal vez por presentarse antes de un mortal accidente aéreo, este encuentro entre el famoso tanguero y la policía de tránsito de Bogotá pasó inadvertido por mucho tie [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores