Google+
El Malpensante

Artículo

La biblioteca de El dorado

Los viajes de aventureros y exploradores ampliaron los límites del mundo y desdibujaron los que separaban la imaginación de la realidad. Una lectura de las páginas que retratan esos rincones remotos, escritas antes y después de que fueran descubiertos, nos revela los particulares hilos con que los viajeros han tejido la geografía, la historia y la ficción. Esta conferencia fue leída el pasado mes de septiembre, durante el Festival Visiones de México, organizado por el Fondo de Cultura Económica.

Ilustración de Juanita García Bravo

 

A pesar de lo que nos asegura Google Maps, nuestra geografía no se define en los detalles del mundo que llamamos real. Aun si la posibilidad de espiar cualquier remoto rincón del planeta ha eliminado los privilegios de la intimidad, y el uso universal del gps ha reprimido nuestros instintos migratorios, el mundo que decimos conocer es un mundo hecho de palabras. Podemos quejarnos de tener que vadear las nevadas aceras de Nueva York o ufanarnos de una tarde al sol en un café de París, pero nuestra verdadera experiencia de estos lugares consiste menos en el momento de nuestra presencia física que en nuestra lectura de una página de Henry James o de Georges Simenon. Conocemos Estambul y Tombuctú antes de poner pie en estos lugares (si alguna vez lo haremos), y nuestros libros nos han guiado a través de los vericuetos de Shangái o Medellín sin nosotros haber estado nunca allí. Un lugar sobre el que nada ha sido escrito carece de convicción. Horacio se apiadaba de esos reyes y emperadores cuyos gobiernos no inspiraron a ningún poeta. Lo mismo puede decirse de ciudades y montes y ríos.

La imaginación, según nos dicen los biólogos, es un instrumento que nuestra especie desarrolló para poder sobrevivir. La imaginación nos permite tener una experiencia antes de vivirla físicamente, sabiendo (o creyendo saber) qué nos ocurrirá si navegamos más allá de los límites del mundo como Ulises, o si volamos hacia el sol como Ícaro. La imaginación también determina nuestro sentido del tiempo y del espacio. A pesar de Copérnico, seguimos convencidos de que las enormes galaxias giran en torno a este perdido rincón del universo en el que por casualidad se encuentra nuestra especie. Si la belleza, según decimos, se halla en el ojo de quien la observa, la geografía se halla en el ojo de quien lee.

Un emblema de esta antigua percepción del mundo es la biblioteca. Los siete mares y los seis continentes convergen en nuestras estanterías y la inmensidad del universo se resume para todo lector en un par de frases o en una única página encantada. Para cada lector, esa página es distinta pero la experiencia es la misma. De pronto, sin que lo hayamos previsto, descubrimos en un libro una palabra, un párrafo en el cual el ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Alberto Manguel

Su más reciente libro se titula Historia natural de la curiosidad. En 2017 ganó también el Premio Internacional Alfonso Reyes por su trayectoria.

Octubre 2015
Edición No.168

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Hitos de una discografía vallenata


Por


Publicado en la edición

No. 205



Basado en la conferencia “historia discográfica del vallenato II”, de Osvaldo Sarmiento, que tuvo lugar en la biblioteca nacional de Colombia el 11 de octubre de 2018.  [...]

Proteger o momificar el vallenato


Por Rodolfo Quintero Romero


Publicado en la edición

No. 205



Puede que su relación de amor con el reguetón y otros ritmos, que asusta a los folcloristas más tradicionales, sea lo que mantenga vivo el vallenato y evite que se ahogue en el fo [...]

La hija del Caribe


Por María Paz Ruiz Gil


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

El vallenato se tomará el mundo


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



La reputada crítica Marta Traba lanzó dardos contra el género que la Cacica amaba, y esta se le midió a la pulla con una mordaz y cómica respuesta. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores