Google+
El Malpensante

Música

Flores para Chopin

Juan Carlos Garay entrevista a Teresita Gómez

Una de las pianistas más destacadas del país ha enfrentado desde su infancia, a través de la música, las más diversas formas de la adversidad. Bach, Chopin, Oriol Rangel y Adolfo Mejía la han acompañado en ese largo camino de afirmación, éxito y convergencia entre la música europea y la colombiana.

 © Fotografía de Daniel Maissan

 

Para los coleccionistas de discos, las grabaciones de Teresita Gómez se han convertido en la mejor manera de conocer la música para piano de compositores colombianos influidos por el clasicismo y, sobre todo, por el romanticismo. Hay antecedentes, claro, entre ellos un disco de larga duración del sello Sonolux en el que Oriol Rangel interpreta una selección de piezas de Luis A. Calvo. Pero en los discos de Teresita se nota un especial esmero en la combinación de las obras, y una calidez en la interpretación que incluso supera ejercicios posteriores de otros pianistas.

Resulta atrayente saber que fue pionera en el ejercicio de llevar esas obras tan íntimamente nuestras a las salas de concierto. Durante el tiempo que pasó en Europa, decidió dividir sus recitales en mitades equilibradas: la primera parte estaba dedicada a Chopin, Mozart, Beethoven; la segunda a Luis A. Calvo, Adolfo Mejía, Pedro Morales Pino. De esa manera, me cuenta, le ofrecía novedad al público europeo y credibilidad al colombiano.

Así ha trazado una vida franqueando barreras musicales. También, de paso, están las barreras raciales y sociales que aparecen de manera transversal en esta conversación. Y sobre todo la certeza de encontrarse frente a un personaje único, rodeado de contrastes, con una existencia que va de lo idílico a lo dramático. Cosa que sin duda inspira su manera de tocar. Una vieja columna de Otto de Greiff la describe como intérprete “certera”. Su coterráneo Juancho Valencia, pianista del grupo Puerto Candelaria, se expresa con más profusión: “Teresita se ha convertido en una representante de la rebeldía con peso en esta sociedad. La fuerza, el volumen que tiene como intérprete, son increíbles para su tamaño. Si ella lo puede hacer con sus manitas, no hay limitación corporal”.

 

El relato más temprano que se cuenta de ti es el de una niña que creció entre los salones del Instituto de Bellas Artes, casi desconectada del mundo exterior. ¿No se parece un poco a un cuento de hadas?

Se ha distorsionado mucho la historia pero la verdad es que, con ocho días de nacida, me dieron en adopción. Soy hija natural de una mujer de Quibdó...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos Garay

Autor de la novela 'La nostálgia del melómano'. Es actualmente el realizador del programa radial 'La Onda Sonora'.

Noviembre 2015
Edición No.169

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¿Qué hacemos con los Snorkel?


Por Kyara Ortega Méndez


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Hitos de una discografía vallenata


Por


Publicado en la edición

No. 205



Basado en la conferencia “historia discográfica del vallenato II”, de Osvaldo Sarmiento, que tuvo lugar en la biblioteca nacional de Colombia el 11 de octubre de 2018.  [...]

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

Esa música del diablo


Por Lina Alonso


Publicado en la edición

No. 205



Dele vuelta a su crucifijo más cercano y prepárase para asistir a ese cruce de caminos entre el Mississippi y el Magdalena, donde se encuentran el blues y el vallenato. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores