Google+
El Malpensante

Artículo

La vuelta a Woody en 80 años

Director, actor, clarinetista; más de cuarenta películas, varios premios Oscar. El nombre Allan Stewart Königsberg no parece guardar relación con esa versátil trayectoria, pero al mencionar a Woody Allen queda claro que hablamos de un ícono de la comedia, quizá incluso de todo un género cinematográfico.

 

© Ilustración de Hanoch Piven.

 

Cuando un hombre de 80 años está en un dormitorio con dos camareras de dieciocho años, nada ocurre. Porque los problemas auténticos no cambian.

–Woody Allen, 1979

“Sé que esto suena gracioso, pero yo hago películas porque tengo la oportunidad de hacerlas y estoy viviendo en un mundo donde todos quieren hacer filmes. Y estoy, por causas ajenas a mí, y gracias a una serie de extrañas peculiaridades, en una posición en la que escribo, dirijo y actúo en mis propios largometrajes. Tengo control total sobre ellos, el corte final. Nadie más aprueba el guion. Tengo todo a mi favor”, responde Woody Allen frente a una pregunta de Ken Kelley respecto a por qué hace cine. La respuesta parece dada el mes pasado en una entrevista hecha a propósito de los 80 años que Woody cumplió el 1o de diciembre. Pero no. En realidad apareció en la revista Rolling Stone del 1 de julio de 1976, hace 39 años. Simplemente es que Woody Allen hace cine de la misma forma desde entonces.

Por eso, más importante que haber celebrado 80 años de una vida involuntariamente pública, y por ende sometida a implacable escrutinio, es el hecho de que Woody Allen en ese mismo lapso haya cumplido 50 años de carrera profesional como guionista, actor, dramaturgo, clarinetista y director, trabajando básicamente en similares condiciones de independencia artística y con igual vigencia. Las cifras lo dicen todo: ha dirigido 44 filmes, participó en otro más como codirector junto a Scorsese y Coppola (Historias de Nueva York), e hizo un pastiche audiovisual mezclando dos películas japonesas de espías en 1966 (What’s Up, Tiger Lily?). Ha escrito el guion de todos estos largometrajes, además del guion de otras cuatro cintas y tres telefilmes que no dirigió él mismo, sin mencionar el de varios cortos. Desde 1982 a 2015 estrenó por lo menos una película anual. Ya la de 2016, protagonizada por Blake Lively, Kristen Stewart y Jesse Eisenberg, está en posproducción. Además estrenará una serie de seis episodios para Amazon que se exhibirá vía streaming. No se queda quieto, le es imposible detene...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos González A

Es editor de la revista Kinetoscopio y autor del libro "François Truffaut. Una vida hecha cine" (Panamericana Editorial, 2005).

Diciembre 2015
Edición No.170

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El coleccionista de vientos


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente un juguete infantil, desdeñado en Europa por su vulgaridad, el acordeón encontró en el Caribe colombiano una grandeza sin precedentes. Al punto que se convirti&oacut [...]

Café instantáneo


Por


Publicado en la edición

No. 204



Por Cigarra Entinta y Karim Ganem [...]

La abolición del lector


Por Jaime Alberto Vélez


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores