Google+ El Malpensante

Breviario

Los pies que tocan el fondo

.

 

© Marja Flick-Buijs • Freeimages

El bote era de un hermano de Álex, o de un tío de Rodolfo, ya no lo recuerdo bien. Fue hace más de veinte años. Tampoco recuerdo bien por qué elegimos navegar en esas aguas tan turbulentas.

Puerto Mocho es una playa desierta, a un lado de Bocas de Ceniza, justo donde desemboca el río Magdalena. Hay dos teorías que explican el nombre de esta playa. Una se refiere a pescadores que perdieron un dedo, una mano o un brazo por la costumbre de trabajar con dinamita; la otra habla de ahogados desmembrados que siempre ha arrastrado el río desde el corazón del país, víctimas de machetazos.

–¿Ustedes son marinos profesionales? –nos preguntó un pescador que estaba en la orilla desenredando su atarraya y que había escuchado adónde pensábamos llegar remando.

–No –respondimos enseguida.

–¡Entonces están locos! –exclamó–. Se van a ahogar o a estrellar contra los acantilados.

–¡Bah! –no le hicimos caso, inflamos el bote y subimos. No acabábamos de instalarnos cuando una ola inmensa nos volteó y perdimos los remos. Para no volver tan derrotados, desinflamos el bote y caminamos hasta Sabanilla, la playa adonde pretendíamos llegar remando.

El litoral de Puerto Mocho está atestado de palos, algas y desechos, y el agua es oscura, porque está teñida del agua del río. Años atrás yo había leído en el periódico sobre el levantamiento de un pie en esa playa. La nota reproducía parte del acta y la descripción pormenorizada del pie: los colores de la media, el dibujo de unas raquetas a la altura del tobillo y la talla del zapato. Al final de la playa hay que trepar un cerro para llegar a la otra. En ese punto comprendimos por qué el pescador pensaba que estábamos locos. Delante del cerro hay unas rocas enormes, contra las cuales golpean furiosamente las olas.

Cuando descendimos a la otra playa, encontramos un panorama muy distinto a Puerto Mocho: el paisaje habitual de una playa turística. Caminamos entre bañistas, vendedores y fotógrafos ambulantes, y al cabo de un rato, sin ponernos de acuerdo, nos detuvimos y comenzamos a inflar el bote. Nos acostamos bocarriba con la ropa puesta y dejamos qu...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Paul Brito

Su libro El proletariado de los dioses (Collage Editores, 2016) estuvo nominado al Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana. Colabora con El Tiempo, Arcadia, El Heraldo y El Malpensante.

Febrero 2016
Edición No.171

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores