Google+
El Malpensante

Cine

La peor película de Cannes

¿Cómo debe ser un filme para recibir el rótulo del más malo en la historia de Cannes? ¿Cómo se explica que su director haya sido galardonado en la misma edición del evento? Esta mirada a la obra de Brillante Mendoza, invitado al Festival de Cine de Cartagena, arroja luces y sombras sobre la filmografía del filipino.

© Fotografías cortesía del Festival Internacional de Cine de Cartagena

 

En el Festival de Cine de Cannes ha habido controversias memorables y divertidas. En 2003, Roger Ebert, el célebre crítico del Chicago Sun, se refirió a The Brown Bunny, la película con la que Vincent Gallo competía en la categoría de largometraje, como “la peor película en la historia del festival”. En respuesta, Gallo dijo que Ebert era un “cerdo con la contextura de un traficante de esclavos”, maldijo su colon y le deseó cáncer. Ebert, el único crítico que cuenta con una estrella en Hollywood Boulevard, respondió de dos maneras: dijo, parafraseando a Churchill, “es cierto que soy gordo, pero algún día seré delgado, y él seguirá siendo el director de The Brown Bunny”; también aseguró haberse hecho una colonoscopia recientemente, y que verla en video había sido mucho más entretenido que ver la película de Gallo. Con el tiempo la pelea fue bajando de tono y acabó en tregua cuando Gallo exhibió una segunda versión de su filme, muy recortada, que mereció el conciliatorio “pulgares arriba” del ácido reseñista norteamericano.

Seis años después, en 2009, Brillante Mendoza se convirtió en el primer filipino en ganar el premio al mejor director en Cannes. La decisión fue una sorpresa para muchos. Kinatay había recibido un abucheo más o menos generalizado al final de su proyección, e hizo que el simpático Ebert saliera disparado a decir: “He aquí una película que me obliga a disculparme con Vincent Gallo por referirme a The Brown Bunny como la peor película de la historia del festival”. Ebert murió en 2013, y no tuvo oportunidad de retractarse o de ver un mejor exponente de lo que él consideraba un desprecio total por el espectador, un director que sometiera su película a ser tan “desagradable para los oídos, los ojos, la mente, y el argumento mismo como puede ser posible”.

***

Cuando aún hacía carrera en el mundo de la publici...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Karim Ganem Maloof

Abogado y literato, becario de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es el editor de la revista El Malpensante.

Marzo de 2016
Edición No.172

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Pólvora


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 208



Un cuento. [...]

El amor es bailar


Por Margarita Posada


Publicado en la edición

No. 209



¿Quién dijo que el flow solo afecta a la carne y no al espíritu? Algunos pasos nos conectan con nuestro yo. Un yo cuya torpeza para este baile puede significar destreza para aquel [...]

Mafia ecológica


Por


Publicado en la edición

No. 203



Por Flavita Banana [...]

El coleccionista de vientos


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente un juguete infantil, desdeñado en Europa por su vulgaridad, el acordeón encontró en el Caribe colombiano una grandeza sin precedentes. Al punto que se convirti&oacut [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores