Google+
El Malpensante

Ficción

La vida que nos merecemos

.

© Palos ilustrados por Electrobudista

Se reían y no podían parar de reírse, reían a toda gana y se seguían riendo mientras apuraban el trago de alcohol que casi se ahogaban y también mientras fumaban la colilla de bazuco y tosían y gargajeaban riéndose del Profe que remedaba la cara de espanto de la señora cuando los vio ahí parados en mitad de la sala con sus costales, sus trapos sucios y las lagañas en la cara sin saber qué hacer, ni ellos ni ella, y apenas tocaron el timbre para pedir periódicos viejos, frascos, botellas, aun cuando fuera una comidita medio pasada y, sin saber cómo, la puerta que se abrió y la señora que dio la espalda y se fue para el cuarto como si estuviera esperando justo en ese momento a alguien y de puro convencida no reparó en quiénes eran, tan meniada iba y tan segura de que era otro y no ellos, y apenas se miraron y se adentraron en la casa, el living amplio y fresco con sus matas de interior lustrosas y mansas y los grandes cuadros y las porcelanas refulgentes en su instantánea quietud y todo tan elegante y caro, y como nadie les dijo que no siguieran ellos siguieron, y de pronto la señora se detuvo y dio media vuelta, así, lentamente, sin afán, con una sonrisa entre cómplice y satisfecha y fue poniendo todo lo lento que se pueda usted imaginar los brazos en jarras sobre la prominente osamenta del sacro y ahí fue cuando la escena se descompuso como un montón de vidrios rotos, como si la cara se hubiese vuelto un coágulo de horror entre los labios pintarrajeados, y cerró el deshabillé de cualquier manera intentando esconder timorata la lencería italiana, abriendo mucho pero mucho los ojos pero sin atreverse a decir esta boca es mía, marmórea, atrapada en su susto y los espantapájaros apenas que la vieron de esta manera tuvieron una parálisis contagiosa y lo siguiente fue que se les ocurrió devolverse y correr pero el instinto dio otra orden y en vez de huir avanzaron muy a tientas, con la cabeza adelantada, olisqueante, par de parias sin saber qué seguiría, que si de pronto un perro feroz y asesino aparecía y los devoraba así fueran roñosos y famélicos o quién quitaba que un hombre con una escopeta los levantara a pepazos, y ya iban llegando donde la vieja y la tomaron en andas sin mayor resistencia, aunque también podía suceder que de pronto s...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Gustavo López

Abril 2016
Edición No.173

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Aki Kaurismäki: ¿un Jarmusch a la finlandesa?


Por


Publicado en la edición

No. 205



Con este texto podrán entender un poco más sobre el conversatorio que haremos en alianza con Tornamesa y Cinecolombia. [...]

Raúl le aúlla a la luna


Por Fernando Herrera Gómez


Publicado en la edición

No. 204



Sobre Gómez Jattin [...]

La sed del ojo


Por Pablo Montoya


Publicado en la edición

No. 204



La primera novela del escritor colombiano transcurre en tiempos en los que la fotografía erótica atentaba contra las buenas costumbres y los “pornógrafos” eran persegu [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores