Google+
El Malpensante

Ficción

Animales del imperio

.

© Ilustración de Juanita García Bravo

Al morir papá no solo dejó deudas, sino también un montón de papeles desordenados, dedicados a mi hermana y a mí. Tardamos años en recibir ese legado porque mamá juzgó que éramos demasiado jóvenes entonces. Él había perdido la razón en el último tiempo y al menos dos tercios de su contenido no eran adecuados para dos chicos de trece y catorce años. Lo cierto es que había partes en las que se refería a ella de un modo cruel. No fue tan cínica como para censurarlas, pero la tarde en que nos presentó esa herencia bizarra volvió a recordar el estado de papá antes del fin.

Los papeles, una vez ordenados, conforman una especie de bestiario o compendio de fábulas. Hay de todo: apuntes sueltos, dibujos y pequeños ensayos, hasta fragmentos de cuentos. La mayoría de las entradas comparte esta estructura: descripción de un animal real o imaginario seguida de una breve reflexión o glosa.

El fénix fue el único animal del Edén que resistió la tentación y conservó la vida eterna. Según la tradición, se consumía por acción del fuego cada quinientos años, y entonces un nuevo y joven fénix surgía de sus cenizas. Cada cinco años (todavía estoy lejos de los ceros), yo también trato de empezar de nuevo. Organizo un viaje, cambio de trabajo, me mudo a otro lugar. A su mamá siempre le costó entender el espíritu de estas renovaciones.

 La anfisbena es una serpiente de dos cabezas, una está en su lugar y la otra en la cola. Con las dos puede morder, corre con ligereza y sus ojos brillan como candelas. En el siglo xvii, sir Thomas Browne observó que no hay animal sin abajo, arriba, delante, detrás, izquierda y derecha, y negó que pudiera existir la anfisbena, en la que ambas extremidades son anteriores. Lo que sir Thomas desconocía era que faltaban tres siglos para que naciera Alejandra. Sus dos lenguas bífidas explican su capacidad para proferir en simultáneo las cosas más hermosas y las más horribles.

Durante un tiempo, cuando todavía estaban casados, vivimos en una casa con jardín y pileta. Lo de jardín es una forma de decir. Las plantas y...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

T Sánchez Bellocchio

Abril 2016
Edición No.173

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Instrucciones para escribir un cuento de Marvel Moreno


Por Lina Alonso


Publicado en la edición

No. 204



Sígalas y tal vez pueda convertirse en protagonista de la próxima polémica literaria. [...]

Un orinoquense en Berlín


Por Atila Luis Karlovich


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Aki Kaurismäki: ¿un Jarmusch a la finlandesa?


Por


Publicado en la edición

No. 205



Con este texto podrán entender un poco más sobre el conversatorio que haremos en alianza con Tornamesa y Cinecolombia. [...]

Un tropezón cualquiera da en la vida


Por Jaime Andrés Monsalve


Publicado en la edición

No. 207



Tal vez por presentarse antes de un mortal accidente aéreo, este encuentro entre el famoso tanguero y la policía de tránsito de Bogotá pasó inadvertido por mucho tie [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores