Google+
El Malpensante

Artículo

Una Madame a la paisa

Conversación sobre Marta Pintuco

La discreta figura de la cocotte más famosa de Medellín a mediados del siglo xx es aún hoy un misterio por resolver. En este cruce de correos, chismes, anécdotas y llamadas, varios amigos de vieja data tejen a oídas un perfil coral de Marta Teresa Pineda, “la Doña” del Valle de Aburrá.  

© Ilustración de Marcianita Barona

 

Nadie se atrevería a rotularla de prostituta pese a que regentó casas de citas en el Medellín bohemio de los años cuarenta a sesenta. No tenía clientes ni amantes, sino amigos. Con ellos hablaba de cultura, nada de sexo. Sus íntimos, unos cargan gladiolos y otros pocos siguen en circulación, la recuerdan como una mujer exquisita, con arrestos de promotora o benefactora cultural, nada que ver con el antiguo y arduo oficio.

Marta Teresa Pineda, su nombre de pila; Marta Pintuco, su razón social de combate, yarumaleña modelo 1921, practicaba la obra de misericordia número quince: la de ayudarles a perder la virginidad a decenas de varones domados del gajo de arriba y del de abajo que, de otra forma, sin la complicidad de sus pupilas, habrían llegado vírgenes al “martirmonio”. 

“Los muchachos de antes que no usaban gomina” no se atrevían a pedírselo a sus novias. Claro, sabían que estas tampoco les habrían dado ni la hora de la semana pasada. Temían quedar embarazadas con un beso o bailando un bolero. La ingenuidad estaba a la orden del día.

Simplemente, Marta, para su entorno, ha sido una leyenda en el arte amatorio, como las cocottes de los tiempos de Proust, o de Blanca Barón que atendía en sus casas “para amores de afán” de Bogotá los apuros eróticos de figuras como el presidente Guillermo León Valencia.

Muchos juran que está viva, otros que hace tiempos agarró el sombrero y se volvió eternidad. Que tenía sus prostíbulos en Lovaina, que no, que estaban en Prado, que más arriba, que más abajo, que en Palacé con Barranquilla.

Personajes como sus amigos el maestro santarrosano Bernardino Hoyos y el poeta envigadeño Mario Rivero le dedicaron generoso espacio en la emisora cultural de la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá para evocar su legado. El pintor Fernando Botero inmortalizó una de sus casas con gato y todo. Del poeta Luis Carlos González, el Luis Carlos López de Pereira, se dice que compuso un bambuco en su honor, aunque existen dudas sobre la mujer a quien realmente está dedicado. Incluso hay quienes ven el embrión de Marta en Helena Restrepo, la heroína d...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Óscar Domínguez

(Montebello, Antioquia, 1945). Actualmente es columnista de "El Tiempo".

Julio 2016
Edición No.176

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Café instantáneo


Por


Publicado en la edición

No. 204



Por Cigarra Entinta y Karim Ganem [...]

Growing up americano


Por Christopher Tibble Lloreda


Publicado en la edición

No. 203



La outside story de un hombre criado como extranjero en su propio país, contada en el spanglish que le es natural. [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores