Google+ El Malpensante

Ficción

Dos cuentos

.

 


El odio también envejece

 

© CSA Images • Getty

DESPUÉS DE ABANDONAR LOS INTENTOS de adopción de un niño jordano, era la decisión más difícil que había tomado en su vida.

Brigitte regresó destrozada del viaje a Ammán. ¿Cómo podía la gente vivir de aquella manera? De vuelta se fue al Caribe de vacaciones. Necesitaba descansar. Desde el hotel telefoneó a su esposo y le dijo que no tendría hijos que no fueran suyos.

Brigitte era estéril. Lo sentía por Eliot.

Cuando llegó trajeron a Froda.

De eso hacía cinco años.

Eliot fue el primero en levantarse. Coló el café y se sentó en el comedor. Los tomates comenzaban a madurar en los canteros del patio. Vio caer una manzana sobre la hierba húmeda y el sol asomando por detrás del garaje.

Terminó el café. Se sirvió un vaso de vino blanco. El pozuelo de la comida y la vasija del agua de Froda estaban vacíos. Había pedido el día libre. El alumno asistente dictaría la conferencia.

Subió la escalera y se asomó a la habitación de su mujer.

Brigitte seguía en la cama. Sabía que no dormía. Sus piernas y sus pies blancos estaban destapados. Bebió contemplándola.

No se deseaban.

La mujer se dio vuelta, tenía los ojos enrojecidos. En la madrugada la había sentido sollozar. Brigitte lo miró de arriba abajo.

Volvió a beber. El vino sabía mejor que la realidad, pero no importaba.

Cada uno supo cómo sería el aliento del otro en ese instante.

 –¿Quieres café? –preguntó Eliot.

Brigitte negó con la cabeza. Se sentó apoyando su espalda a la cabecera. Se echó hacia adelante y rodeó sus rodillas con los brazos. El pelo le llegó casi a los tobillos. Nuevos sollozos hicieron que su espalda se moviera acompasada.

La tarde anterior el veterinario había llamado. Ellos prefirieron no discutirlo por teléfono. Eliot estaba en casa y su mujer con su amante. Se encontraron en la clínica.

Froda era la sombra de Brigitte.

Las dos eran estériles.

Las dos se tendían enroscadas en el sof&aac...

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Francisco García González

Es narrador, periodista y guionista de cine, licenciado en historia de América de la Universidad de La Habana. Su última cuento, publicado en 2015, se titula "The Walking Immigrant".

Julio 2016
Edición No.176

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores