Google+ El Malpensante

El último de la fila

Álbum de la literatura colombiana

Hernando Téllez en su biblioteca

Entre la gran cantidad de material gráfico que recabamos para el libro Bogotá en un café, una publicación del idpc editada por Libros Malpensante, se encontraban algunas fotos de Hernando Téllez a quien confundimos con su homónimo pero muy distinto Hernando Téllez Blanco. Esta rectificación es la oportunidad de compartir otro retrato del intelectual colombiano y de acercarnos, a través de unas líneas firmadas por su hijo, a descifrar la respuesta a una pregunta con la cual no solo nosotros hemos tropezado. 

¿Quién fue Hernando Téllez?

En 2009, para El Libro de las Celebraciones (Asociación Lengua Franca), escribí: “...en plena calle, se acercó a mi padre un personaje a quien no conocía, el cual exclamó repentinamente: ‘¡Ah, dichosos los ojos que lo ven, don Francisco González!’. Mi padre contestó rápidamente: ‘Buenas tardes, don Nicasio Trujillo’. El hombre se sorprendió: ‘¡No, yo no soy Trujillo!’. Mi padre anotó entonces: ‘¡Yo tampoco soy Francisco González!’, y añadió en tono reflexivo: ‘Hmm... entonces, ¿quiénes somos?’. Quizá este extraordinario diálogo permita contestar en parte la pregunta sobre quién era Hernando Téllez. Días más tarde, su amigo Nicolás Gómez Dávila le dijo: ‘Buena pregunta la tuya, Hernando. Sigo pensando en eso. No hay mucho que decir pero sí bastante que pensar sobre quiénes somos...’ ”.

La adicción de mi padre fue la lectura. La escritura, un don maravilloso. Un amigo, poeta aficionado, le decía: “No deberías leer tanto y escribir más...”. ¿Qué era “leer tanto”? Ese interlocutor no percibía que para Hernando Téllez lo uno era la razón de ser profunda y vital de lo otro. La lectura y la escritura fueron para él facetas indivisibles de su mundo intelectual. De ahí que su límite con el mundo exterior fuese su biblioteca, esa “barricada de libros”, como la llamó Alberto Lleras Camargo. Ante mi escepticismo juvenil me dijo en alguna ocasión: “No te preocupes si ahora te aburre leer a Proust o te fastidia Cervantes o Montaigne. Ya llegarás a la edad en la cual no podrás apartarte de ellos. La lectura es como las mujeres, hay que llegar a cierta edad para gozar plenamente de ellas”.

La lectura en voz alta fue otra dimensión estupenda de la relación de mi padre con la palabra. Su voz, distorsionada y casi irreconocible, quedó grabada en discos de acetato en los archivos de la Radiodifusora Nacional; pero esas grabaciones poco tienen que ver con la vivencia intensa de la lectura de sus propios textos o de sus autores favoritos. En los años cuarenta del siglo pasado Hernando Téllez escribió sobre la lectura, la escritur...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Germán Tellez

Julio 2016
Edición No.176

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores