Google+
El Malpensante

Artículo

Traduttore, Traditore

Traducciones colombianas de Gregory Rabassa

El impecable trabajo que hizo Gregory Rabassa al llevar al inglés obras de tan compleja factura como Rayuela y Cien años de soledad ha eclipsado una larga lista de publicaciones que llegaron a lectores anglosajones en sus palabras. Su libro de memorias reúne el proceso y las anécdotas de buena parte de esas traducciones. Tras su muerte el pasado 16 de junio, estas notas recuerdan afectuosamente al traductor neoyorquino y repasan sus encuentros con autores colombianos.  

© Ilustración de Pablo Caracol

Sí uno le pregunta a cualquier persona quién es Gregory Rabassa, la respuesta quizá sería: “Es el traductor de García Márquez y Cortázar al inglés”. Y si le pregunta a cuántos autores colombianos tradujo, la respuesta podría ser: “Uno solo”, y mencionaría el excepcional trabajo que hizo con One Hundred Years of Solitude, sin saber que Rabassa también tradujo La hojarasca, El otoño del patriarca, La mala hora, Crónica de una muerte anunciada, y La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (el largo nombre lo redujo primero a Innocent Eréndira and Her Heartless Grandmother, pero el editor le dijo que todavía no cabía en la portada; entonces lo macheteó inclementemente a Innocent Eréndira). Y no solo por la obra de Gabo esa segunda respuesta queda corta; otro par de episodios vinculan a autores colombianos con la trayectoria de Rabassa como traductor.

En 2005, Gregory Rabassa publicó un libro lleno de ideas interesantes sobre el arte de traducir, que mereció el Premio pen/Martha Albrand en la categoría de memorias. El título abreviado es: If This Be Treason y el libro se abre con una diatriba contra la conocida e ingeniosa frase italiana traduttore, traditore (“traductor, traidor”), a la que él califica de cliché, agregando que los lugares comunes suelen ir y venir, pero que este, desgraciadamente, se quedó.

La primera parte del libro se llama “El comienzo de la perfidia” y el primer capítulo se titula “Las muchas caras de la traición”. En él, como en gran parte del libro, Rabassa alega dos cosas aparentemente enfrentadas. Primero, que es imposible no traicionar cuando se traduce. Y segundo, como lo dijeron antes Borges, Nabokov y Steiner, dado que la labor del traductor es imposible, su delito tampoco existe.

No sé por qué a Rabassa le encanta el lenguaje legal, lo emplea a menudo. Para empezar, propone que se someta la práctica de la traducción a un juicio en el que se examinen “las diferentes categorías inherentes a este arte”. Primero hay que enfocar dónde reside la traición, si se trata solamente del significado de una palabra, si radic...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Guillermo Angulo

Fue director del periódico 'Ciudad Viva' y actualmente regenta la Orquidiócesis de Tegualda.

Agosto 2016
Edición No.177

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Metal, Viscoso animal


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 204



Los habitantes de un pueblo en el Nordeste antioqueño insisten en que la explotación del oro con mercurio no es tan mala como la pintan, mientras las multinacionales ganan hectáre [...]

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores