Google+
El Malpensante

Gastronomía

Uncle Kentaki

La fascinación por la receta especial del Coronel Sanders puede alcanzar niveles insospechados. Como aliciente para tumbar gobiernos, ilusión de los niños y mercancía de contrabandistas, un balde de pollo frito contiene mucho más que la evidente bomba calórica de sus presas.

© Fotografía de Wissam Nassar

En una muestra de condescendencia gastronómica rara en él, Anthony Bourdain se sienta con aparente entusiasmo frente a una bandeja con papas a la francesa y pollo frito que trata de imitar la receta del Coronel Sanders. Quien lo ha conducido hasta el local rojo y azul chillones es Jihad, un joven libio que hizo parte de la revolución que derrocó a Muamar Gadafi. Bourdain está haciendo un programa para cnn poco después de la muerte del dictador y desde el principio se nota fuera de su zona de confort: se le ve nervioso, tenso, especialmente tolerante. El programa trata de darle más profundidad a su conocido show gastronómico No Reservations, enviando al chef celebridad a países que tengan algún picante adicional, como una revolución civil. Hay un aire anárquico y amenazador en Trípoli que los productores del show enfatizan con la música ambiental. Bourdain se siente frágil, desprovisto de su sabrosa ironía. No aventura muchas opiniones sobre lo que le muestran o dan a probar, más allá de asentir con aprobación y apresurarse a decir “¡muy bueno!”. Él y Jihad están sentados en lo que es para el chico una de las grandes victorias de la revolución, Uncle Kentaki, una cadena de restaurantes de pollo frito que piratea la imagen de Kentucky Fried Chicken. Durante la dictadura de Gadafi, los restaurantes de comida rápida estadounidense no existían, y aún después de su muerte el país pasa por una situación demasiado volátil como para que la verdadera cadena se anime a establecerse. El chico se ve contento con su menú, pero apenas Bourdain trae a Gadafi a la conversación su expresión cambia, el aire le falta y su discurso se enreda por una rabia torpe. La música, por supuesto, decae en un tono siniestro; Jihad quiere decir muchas cosas, pero no encuentra las palabras en inglés. Finalmente dice con vehemencia lo feliz que se siente de que hayan matado a quien por cincuenta años fue el jefe del país. El famoso chef asiente con una expresión indulgente y algo perpleja, mientras Jihad levanta un sándwich de pollo, lo señala con el índice y dice en su precario inglés: “Por esto fue que peleamos y derramamos la sangre de tanta gente de mi país. Por el sabor de la libertad”.

Veo esta escena en televisi&oa...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Karim Ganem Maloof

Abogado y literato, becario de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es el editor de la revista El Malpensante.

Agosto 2016
Edición No.177

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La irresistible canción de los expatriados


Por Sinar Alvarado


Publicado en la edición

No. 205



La música sirve como consuelo del hogar abandonado y distante y, si es lo suficientemente buena, hace que los nuevos vecinos miren con mejores ojos al recién llegado. En el caso de los c [...]

Ajiaco caliente


Por Kevin Nieto


Publicado en la edición

No. 206



Una receta para la sopa desencadena una persecución en la época de la  violencia bipartidista. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores