Google+
El Malpensante

Ensayo

Soñar con otra energía

Traducción de Karim Ganem Maloof

En la raíz de los conflictos sociopolíticos y medioambientales hay una concepción simplificadora de la energía como recurso. Pero más allá de su explotación y acumulación, la energía como algo real, que nos rodea y nos conforma, suele ser ignorada. Este ensayo, exclusivo para El Malpensante, presenta los puntos centrales de un libro enfocado en nuevas formas de acercarse a este concepto central en nuestro tiempo.

© Ilustración de Xavier Mula 

La energía nos cautiva. Desde el eslogan político en los Estados Unidos que busca “la independencia energética”, hasta las calorías presentes en una gaseosa o quemadas durante una intensa rutina de ejercicio; desde la fluctuación del precio de un barril de petróleo hasta el muy necesario tránsito hacia “lo renovable”, la energía está en boca de todos.

¿Cierto?

En el mejor de los casos, nos preocupan muchas formas de este deseado objeto: química, cinética, potencial, solar, nuclear... Podemos examinar los innumerables ejemplos de energía que soportan nuestra existencia y aun así quedar perplejos cuando se trata de señalar cuál es su esencia. En la base de nuestra relación con este elusivo fenómeno hay varias suposiciones que deben ser analizadas. Una de ellas aparece sugerida en este texto: el afirmar que la energía es un “objeto deseado”. Se le trata como un recurso, la manzana de la discordia en el núcleo de conflictos sociopolíticos y preocupaciones ecológicas. Pero, ¿hay justificación para reducir la energía a su dimensión de objeto? ¿Acaso no es también un sujeto, una fuerza activa y vivificadora que fluye dentro y a través de nosotros? ¿Acaso no somos transportados más allá de la oposición lineal entre quietud y actividad cuando utilizamos la voz pasiva para decir que estamos llenos de energía, poseedores de la capacidad de ser capaces?

La energía, como una varita mágica, es aquello que hace posible todo lo demás pero que, al procurarnos el impulso necesario para la realización de nuestros deseos, evapora, anula o destruye algo que ya existe. La “independencia energética” de los eslóganes políticos entraña nuestra dependencia de una forma de energía predominantemente negativa. Al perseguirla olvidamos que nosotros también somos energía. Si acaparamos este precioso bien es con la intención de aumentar la supercapacidad que nos otorga para el futuro, a menos que, como pasa cada vez más hoy en día, se pierda de vista el objetivo específico para el cual se acumula y un indiferente “para lo que sea” se cierna con todo su tama&nt...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Michael Marder

Filósofo y profesor de la Universidad de país Vasco. Escribe sobre fenomenología, filosofía política y temas ambientales. Este mes, Columbia University Press publicará su libro Energy Dreams: of Actuality

Septiembre 2016
Edición No.178

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Mirar por la rendija


Por Cristian Patrasconiu


Publicado en la edición

No. 204



Uno de los frecuentes candidatos al Nobel confiesa su necesidad de llevar diarios, esos cuadernos por donde se cuela la luz. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores