Google+ El Malpensante

Artículo

¿Qué significa hacer cine?

Traducción de Helena Calle

El acto espiritual de hacer una película choca irremediablemente con el afán práctico de sus productores, que a veces acaban envileciendo el trabajo de los realizadores con sus restricciones
y exigencias. En este texto dirigido a cineastas y cinéfilos, el director sueco escarba en su memoria buscando respuestas a su obstinado amor por el séptimo arte.

Hacer películas es para mí un imperativo de la naturaleza, una necesidad comparable con el hambre y la sed. Algunos logran expresarse escribiendo libros, escalando montañas, golpeando a sus hijos o bailando samba. Yo me expreso haciendo películas.

En La sangre de un poeta (1930), el gran Cocteau nos muestra a su álter ego tambaleándose por un deprimente corredor de hotel y nos hace observar detenidamente, tras cada puerta, proyecciones alucinantes que constituyen su “yo”.

Sin pretender compararme con Cocteau, he pensado en conducirlos en un recorrido por mis estudios interiores, donde mis películas se desdoblan sin ser vistas. Temo que esta visita los decepcionará: el equipo está siempre regado por ahí, porque el dueño se la pasa demasiado ocupado en asuntos del negocio como para encontrar el tiempo de poner las cosas en orden. Adicionalmente, la luz es más bien deficiente en ciertos lugares, y algunas puertas están enfáticamente marcadas con la palabra “privado”. El mismo guía a veces se pregunta qué vale la pena mostrar de allí.

De todos modos, abriremos unas cuantas puertas. Esto no quiere decir que detrás de ellas encontrarán la respuesta precisa a las preguntas que se han planteado, pero a lo mejor serán capaces de juntar algunas piezas del complicado rompecabezas que representa el desarrollo de una película.

Si consideramos el elemento fundamental del arte cinematográfico, la tira perforada de película, notamos que está compuesta por pequeñas imágenes rectangulares –52 por metro–, cada una separada de su vecina por una banda negra. Al mirar más de cerca, descubrimos que estos diminutos rectángulos, que a primera vista parecen contener los mismos detalles, difieren unos de otros por modificaciones casi imperceptibles. Y cuando el mecanismo que acciona el proyector permite presentar en la pantalla estas imágenes sucesivas, de manera tal que alcanzamos a ver cada imagen solo por un veinticuatroavo de segundo, experimentamos la ilusión de movimiento.

Página 1 de 9

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ingmar Bergman

(Suecia, 1918 - 2007) Cineasta, guionista y escritor. Es considerado uno de los directores más influyentes de la segunda mitad del siglo XX.

Septiembre 2016
Edición No.178

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores