Google+
El Malpensante

Ficción

El hijo

Un cuento de Rubem Fonseca

Traducción de Berenice Font

.

 

Ilustración de Nicolás Valencia. 

 

 

Jessica tenía dieciséis años cuando se embarazó.

Es mejor sacarlo, dijo su madre. ¿Sabes quién es el padre?

Jessica no lo sabía.

No importa quién sea el padre, respondió, son todos unos cabrones.

Acordaron que interrumpirían el embarazo en la casa de la santera, doña Gertrudes, quien realizaba todos los partos y abortos de aquella comunidad.

Doña Gertrudes era una mujer gorda, muy gorda; negra, muy negra, y sus rezos para ahuyentar los malos espíritus eran extremadamente eficaces. Doña Gerturdes creaba conjuros, profiriendo imprecaciones, lanzando maldiciones mezcladas con bendiciones; hacía oraciones contra los quebrantos y el mal de ojo; oraciones contra los espíritus obsesivos; oraciones para blindar el cuerpo contra todos los males; oraciones para exorcizar al demonio; y tenía una oración especial, la Oración de la Cabra Negra.

En la víspera del aborto, Jessica le dijo a su madre que había decidido tener el hijo y que si fuera niño lo llamaría Maicon, y si fuese niña, Daiana.

¿Vas a tener el niño?

Sí.

Te volviste loca. ¿Cómo piensas criarlo?

¿Cuál es el problema? Si se complica, siempre puedo regalarlo, o mejor aún, puedo venderlo. Hay un montón de gente interesada en comprar bebés. Kate vendió al bebé, ¿sabías?

¿Lo vendió?

Lo vendió. Pero no se lo cuentes a nadie. Me pidió que guardara el secreto.

Aquel mismo día, la madre de Jessica, doña Benedita, fue a buscar a Kate.

Cuando doña Benedita le habló sobre la venta del bebé, Kate se puso lívida.

Nadie puede saberlo, por el amor de Dios, nadie puede saberlo.

¿Por qué? ¿Cuál es el problema?

Yo no dije en la casa que lo había vendido, dije que lo había regalado. Guardé el dinero solo para mí, si mi padre y mi madre se enteran me muelen a golpes.

¿Cuánto te pagaron?

No te lo digo. No te lo digo.

¿Quién lo compró?

Basta, doña Benedita.

Kate se alejó corriendo.

Doña Benedita no desistió. Fue a buscar a la santer...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rubem Fonseca

Entre sus libros se encuentran Mandrake, la Biblia y el bastón (2005)  y Ella y otras mujeres (2006).

Octubre 2016
Edición No.179

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¿Qué hacemos con los Snorkel?


Por Kyara Ortega Méndez


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores