Google+
El Malpensante

Música

Eso que los Beatles andan cantando

Una reseña clásica del cuarteto de Liverpool

Presentación y traducción del inglés de Juan Carlos Garay

Antes de que fuera obvio señalar la genialidad de los Beatles, cuando esta apenas podía ser intuida entre el barullo de sus dos primeros álbumes, un renombrado crítico se atrevió a manifestar su entusiasmo adolescente por el grupo, bajo la máscara de un sesudo análisis musical.

©Ilustración de Hugo González

Antes de que fuera obvio señalar la genialidad de los Beatles, cuando esta apenas podía ser intuida entre el barullo de sus dos primeros álbumes, un renombrado crítico se atrevió a manifestar su entusiasmo adolescente por el grupo, bajo la máscara de un sesudo análisis musical.

Todas las biografías de los Beatles que presumen de exhaustivas lo mencionan: la columna aparecida en el periódico londinense The Times el 27 de diciembre de 1963, la primera vez que alguien tomó en serio la música del cuarteto. Quizás muy en serio. Siendo tan carismáticos, ya se habían ganado el respaldo de los medios, pero esta columna les sumaba la aprobación más intelectual de los musicólogos.

El autor es William Mann, un crítico de música clásica que arriesgaba un poco su reputación al hallarle tanto mérito al cuarteto de Liverpool. Entendámonos: hoy nadie discute su genialidad, pero para el momento de la publicación de este texto los Beatles apenas habían lanzado sus dos primeros e ingenuos álbumes: Please Please Me y With The Beatles. Frente a ese material, el análisis de Mann se desborda en tecnicismos. Tal vez estaba sufriendo de beatlemanía pero le costaba reconocerlo. Tenía 39 años y un prestigio como musicógrafo, así que encubrió con acuciosidad académica algo en realidad mucho más simple: que le gustaba esa música adolescente.

¿Y se supo qué pensaron los Beatles acerca de esta columna? Sí. En 1970, John Lennon la evocó en una entrevista para el London Evening Standard diciendo: “William Mann habló sobre la ‘cadencia eólica’ y en realidad era un grupo de acordes como cualquier otro… Igual, ayuda que escriban esa mierda sobre uno”.

—J.C.G.

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

William Mann

Educado en música en Winchester y en Cambridge, pasó la mayor parte de su carrera como prominente crítico de planta del Times de Londres

Noviembre-2016
Edición No.180

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Instrucciones para escribir un cuento de Marvel Moreno


Por Lina Alonso


Publicado en la edición

No. 204



Sígalas y tal vez pueda convertirse en protagonista de la próxima polémica literaria. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores