Google+
El Malpensante

Arte para el cambio

El arte, la herramienta. La radio, el camino

¿Qué se puede hacer desde los medios públicos para contribuir al cambio social? ¿Cómo cultivar la independencia aunque se trate de entidades del Estado? Formación de públicos, una programación sólida, entretenida y diversa, y emisiones que armonizan la investigación cuidadosa con la gran riqueza musical colombiana: son los principales frentes de los que se ha valido esta gestora para transmitir, a través de la radio, mucho más que una señal a todos los rincones del país.

Siempre que quiero expresar de manera amable algo de lo que estoy convencida, me siento obligada a usar los tecnicismos propios de una burócrata pomposa. Por eso voy a hablar como funcionaria, pero solo de mi experiencia. Sí, estoy convencida de que las expresiones artísticas son una herramienta –entre tantas otras posibles– para el desarrollo del tejido social, y los medios son el camino para divulgar, difundir e incluso formar públicos. La experiencia de la radio pública en Colombia, en particular con Radiónica y con Radio Nacional, es muestra de esto.

La misión que nos fijamos fue la siguiente: a pesar de que la cadena radial es propiedad del Estado, queríamos que primara la independencia, representar la diversidad y la multiculturalidad que han sido parte del país desde su nacimiento, pero que apenas fueron reconocidas en la Constitución de 1991; que adoptara la neutralidad como el fundamento básico para una comunicación sana y justa con la ciudadanía; que les hiciera espacio a las historias de esos “otros” tan lejanos a nosotros, para que se escuchen en la radio.

En ese orden de ideas, producir contenidos pensando en los indígenas guambianos, en los campesinos de Pachavita o en las comunidades afrocolombianas del Atrato resultaba un ejercicio complejo y exigente. La manera en la que resolvimos las diferencias entre estas regiones tan disímiles fue creando El Campo en la Radio, un programa de madrugada –que coincide con el momento en que los campesinos se levantan a trabajar la tierra– inspirado en Radio Sutatenza, aquella legendaria radio nacida en Boyacá en 1948. Liderada por el sacerdote católico monseñor José Joaquín Salcedo, esta se dirigía al público campesino, repartía cartillas pedagógicas para el desarrollo rural, tenía franjas de noticias y entretenimiento y, sobre todo, incluía las voces del campo en los debates de interés nacional. En todas las franjas se seguía el lema “Ningún programa sin contenido”. El Campo en la Radio es algo así, incluye música tradicional del campo colombiano y hace énfasis en los servicios que el Estado presta a la gente. Esto no excluye a los citadinos, que también la escuchan de madrugada. Encontramos en la radio el elemento común a todas estas personas: un momento del día.

Esto solo ocurre después de conceptualizar toda la parrilla de pr...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Catalina Ceballos

Antropóloga de la Universidad de los Andes con una especialización en consecución de recursos de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Fue subgerente de radio de RTVC y directora del portal web civico.com. Actualmente es gerente de TV-Andina Canal Trece

Diciembre 2016
Edición No.181

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

Mafia ecológica


Por


Publicado en la edición

No. 203



Por Flavita Banana [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores