Google+
El Malpensante

Artículo

Barrer la casa

El desminado conjunto entre las Farc y el Ejército en Briceño

Pese a la turbulencia de los acuerdos de paz, los habitantes de uno de los lugares más volátiles del país han visto cómo una improbable coalición sigue quitando terreno a los explosivos. El proceso ha sumado nuevos nombres a la larga lista de inmolados y de héroes.

© Ilustración de Martín Sánchez

“Y nacerán nuevos héroes criados en cunas de acero...”.

Friedrich Hölderlin

En la vereda el orejón hay tantas minas como habitantes.

El Orejón es un paraje del municipio de Briceño, situado en el norte de Antioquia, en el cañón del río Cauca, cerca del lugar donde se construye la nueva Central Hidroeléctrica de Ituango. Según cálculos de los oficiales que trabajan en el Batallón de Desminado Humanitario del Ejército Nacional, allí hay, al menos, una mina antipersona por cada habitante. Esto quiere decir que hay una cada 426 metros cuadrados, mientras que en el resto de las zonas minadas de Colombia el promedio es una cada 2.600 metros cuadrados.

Cuando una guerra acaba, queda mucho trabajo por hacer. Hay que enterrar los muertos, recoger los heridos, dar asistencia a los refugiados... Hay que reparar los puentes y los caminos destruidos... Reconstruir las casas y las escuelas... Volver a cultivar los campos abandonados...

De esos trabajos, uno de los que comporta mayores riesgos es desminar los campos sembrados de explosivos. Sobre todo, desactivar las minas antipersona. Estas son uno de los símbolos más vergonzosos de la degradación de la guerra, artefactos que pueden estar camuflados en un tarro, una olla, una cantimplora, un balón, un radio, una lata, un frasco o una botella, y pueden herir, mutilar o matar a una o más personas. En su mayoría se activan por la proximidad o el contacto de la víctima con la mina. Muchas están escondidas en medio de los rastrojos, casi siempre al pie de los caminos, o entre las ramas de los árboles, y explotan con el más mínimo roce. Sus víctimas son casi siempre niños o civiles desarmados. Por lo menos 19 campesinos de El Orejón han muerto desde 2012 a causa del estallido de esas minas.

En su pasado más reciente, la vereda fue territorio de guerra abierta entre los Frentes 36 y 18 de las Farc, el Ejército Nacional y el llamado Bloque Mineros de las Autodefensas Unidas de Colombia. Los campesinos dicen que las minas se multiplicaron desde 2010, cuando empezó la construcción de Hidroituango –el proyecto hidroeléctrico más grande de Colombia– y aumentó también la presencia del Ej&ea...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan José Hoyos

(Medellín, 1953) Es escritor y profesor universitario. En 2004 la Universidad de Antioquia publicó su libro Escribiendo historias. El arte y el oficio de narrar en el periodismo.

Diciembre 2016
Edición No.181

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores