Google+
El Malpensante

Literatura

Ricardo Piglia

Cenizas de Plata quemada

Un accidentado robo ocurrido en Uruguay y convertido en novela  acaba arrastrando a un lector-fan a la escena del crimen tras las huellas reales de la ficción. ¿Quién era el autor tras ese artificio narrativo salpicado de crónica? ¿De qué fuentes bebe su obra? Este afectuoso réquiem despide a Piglia mientras abraza su literatura.

© Ilustración Katty Huertas

El sábado 7 de enero, cuando el diario Clarín anunció que Ricardo Piglia había muerto el viernes a las 16:30, tras sufrir una prolongada enfermedad degenerativa, otra noticia, de la sección policiales, acaparó mi atención.

El cronista Rolando Barbano recordaba que hacía diez años habían asesinado a la joven Solange Grabenheimer de 21 años de edad, en su casa de Florida, sector de Vicente López en Buenos Aires. La única sospechosa del crimen, Lucila Frend, compartía con Solange la casa y una larga amistad que se remontaba a la secundaria. Según Barbano, ambas chicas eran opuestas en su modo de ser. Mientras una era extrovertida y fiestera, la otra era introvertida y adusta. Una era complemento de la otra y quizá por eso era natural que las amigas decidieran compartir la casa y un círculo de afectos. Para la agente de policía que hizo el levantamiento del cuerpo hallado boca abajo y al lado de la cama de la occisa, la sospechosa principal del crimen era Lucila Frend. No solo porque fue la primera en narrar a terceros un presentimiento de que algo malo había sucedido con su amiga, cuando la esperaba al caer la tarde para celebrar el cumpleaños de una prima; sino además porque, en el momento de la reconstrucción del crimen en su casa compartida, fue un indicio para las autoridades que Lucila tomara un cable de computador (instrumento con el que asfixiaron a Solange) y simulara estrangular al policía que hizo las veces de la víctima, cuando en realidad ese dato solo lo conocían los forenses.

El cronista Barbano no se detiene en los potenciales móviles ni intenta descifrar el comportamiento errático de Frend; enriquece la atmósfera, delinea los personajes y deja intacto el misterio. Lo cierto del caso es que a raíz de las diversas hipótesis que peritos policiales, fiscales y forenses expusieron frente al juez (en un...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rigoberto Gil

Doctor en letras de la unam y profesor universitario. Premio Nacional de Literatura Universidad de Antioquia por su novela Mi unicornio azul (2014). universitario. Premio Nacional de Literatura Universidad de Antioquia por su novela Mi unicornio azul (2014).

Febrero de 2017
Edición No.182

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Growing up americano


Por Christopher Tibble Lloreda


Publicado en la edición

No. 203



La outside story de un hombre criado como extranjero en su propio país, contada en el spanglish que le es natural. [...]

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores