Google+
El Malpensante

Ficción

Cisnes salvajes

.

© Ilustración Santiago Guevara

El ferry se llamaba Marstal, o quizá Mariscal. Era, en cualquier caso, una mole blanca de cinco pisos y hasta donde pude ver lo tripulaba una mujer de pelo platinado y expresión apática, más bien indolente, una especie de adorno rústico entre las partículas de polvo que centelleaban en el aire de la cabina.

Después de pasear por el interior, Carol y yo habíamos subido a la cubierta. Contemplábamos en la distancia los generadores eólicos dispersos por el mar. Las gigantescas aspas giraban con lentitud, pese a que el viento helado soplaba con tanta fuerza que era difícil escuchar otra cosa. Detrás de nosotros, sentados sobre una mesa de acero galvanizado, dos hombres negros con chaquetas despedazadas fumaban tabaco bajo el sol. Sabía que eran kenianos porque pude ver sus pasaportes minutos antes, en la fila para entrar al barco. Carol, por su parte, apenas me había dirigido la palabra ese día. Algo la inquietaba, pero no quería admitirlo. A mitad de camino el viento recrudeció y optamos por bajar al comedor. Encontramos espacio frente a los integrantes de una orquesta sinfónica. Entre ellos y nosotros había toda clase de instrumentos de viento tirados en el suelo y una pila de volantes con los que se promocionaba un festival de música.

Esa mañana, antes de partir, habíamos hablado por teléfono con un tal Jennik Henningsen, el asesor de la agencia matrimonial de Ærø, y nos indicó qué sitios podíamos alquilar para pasar la noche y de qué manera llegar al Ayuntamiento. “¿Cómo se sienten?”, había dicho, “les va a encantar el pueblo, hay muchas cosas que hacer”. Después nos despedimos y tomamos un tren hacia Svendborg y a continuación el ferry que nos conduciría a la isla. Como ya le habíamos enviado por correo todos nuestros documentos al agente, la ceremonia se acordó para esa misma tarde.

Yo sabía que Carol nunca les había contado a sus padres que iba a casarse conmigo y asumí que era eso lo que la inquietaba. Aquella certeza me hacía sentir poco más que un oportunista, y ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Orlando Echeverri Benedetti

Escritor y periodista colombiano. Trabajó para El Universal y ha publicado en reconocidos medios. En 2014 ganó el Concurso Nacional de Novela que otorga Idartes con la obra Sin freno por la senda equivocada.

Febrero de 2017
Edición No.182

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Raúl le aúlla a la luna


Por Fernando Herrera Gómez


Publicado en la edición

No. 204



Sobre Gómez Jattin [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Poemas


Por Ida Vitale


Publicado en la edición

No. 203



Ida Vitale [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores