Google+
El Malpensante

Artículo

¿Pío-pío-pi?

Ante el generalizado desencanto que marca estos tiempos, y en el particularmente desalentador contexto de los Estados Unidos de hoy, declararse humanista implica dosis de temeridad, cinismo o comedia. El escritor norteamericano Kurt Vonnegut se vale de esas tres armas –quizá las más efectivas en manos de la literatura– para ofrecer una obra valiente, en la cual el absurdo es tan cercano al humor como a la realidad. 

©Brian Taylor

 

1.

Hay dos cosas que deben saber de Kurt Vonnegut: 1. todo es en broma, y 2. todo es en serio.

 

El 17 de abril de 2004, el escritor entró al auditorio de la Universidad del Este de Washington, donde lo esperaba una legión de estudiantes que escucharían uno de los últimos discursos de quien, en clave de ciencia ficción –aunque no le gustaba que lo catalogaran en ese género–, se había convertido en uno de los defensores más importantes del pacifismo en los Estados Unidos. Con la voz cansada y el cuerpo encorvado dijo que tenía una buena y una mala noticia: “La mala es que los marcianos han aterrizado en el Waldorf Astoria. La buena es que solo comen hombres, mujeres y niños indigentes de todos los colores, y que mean gasolina”. Enseguida aclaró que era un chiste y que, desde ese momento, para que el público supiera cuando hacía una broma, se pondría el dedo pulgar en la nariz y agitaría el resto. En cambio, si hablaba en serio, mostraría el dedo medio. Terminada la explicación les hizo la siguiente invitación: “Únanse al ejército para defender la democracia”. Entonces hizo pistola y luego se llevó el pulgar de la otra mano a su nariz y agitó los otros dedos como lo haría un niño octogenario que dice “lero, lero”.

 

2.

 El sexto de sus ocho consejos para escribir un relato reza así: “Sé un sádico. No importa lo dulces e inocentes que sean tus protagonistas. Haz que les ocurran cosas horribles con el fin de que el lector pueda ver de qué están hechos en realidad”. Vonnegut, en ese sentido, fue uno de sus personajes: su padre, un acaudalado arquitecto al que le gustaba pintar, quebró en la crisis de los años veinte; su madre se suicidó el Día de la Madre de 1944, su adorada hermana murió de cáncer en 1958 –él adoptó...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Julián Isaza

En 2009 ganó el Premio Rey de España con la crónica "Atlas es chocoano". En 2017 ganó un Premio Simón Bolívar de periodismo por su crónica "El vuelo del pterodáctilo". Dirige "Directo Bogotá".

Mayo de 2017
Edición No.185

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Mafia ecológica


Por


Publicado en la edición

No. 203



Por Flavita Banana [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores