Google+
El Malpensante

Ficción

Ozymandias

Un cuento de Tim Keppel

Traducción de Henry Ficher

.

©Brian Lary • Freeimages

 

 

En ese momento, en la mañana, cuando el calor tropical empieza a filtrarse a través de los gualandayes y el cielo está tratando de decidir qué va a hacer, suena el timbre de la calle. Es un negro fornido y jovial, con un rostro amplio y amigable.

–Buenos días, jefe –dice. Sonríe.

Rara vez alguien toca mi timbre. Por la forma cómo comienza el parloteo –qué lindos árboles de sombra, etc.– presiento que va a pedirme algo. Cuando se trata de gente que me pide limosna, tengo una política firme e inquebrantable: a veces sí, a veces no.

Cuando lo miro con impaciencia, va al grano:

–¿Tiene zapatos que le sobren?

La petición me sorprende, no tanto como pedir cepillos de dientes o ropa interior usados, pero casi. Es tan original que me seduce.

–Sí –le digo de una, cogiéndolo por sorpresa. Busco en el fondo del armario y vuelvo con una bolsa llena de zapatos. Seis pares. Solo me quedo con los zapatos de montaña que tengo puestos.

El tipo se va feliz. Y yo me siento más liviano, casi ingrávido. Pero hay algo inquietante en su visita: no se veía agotado como alguien que ha ido de casa en casa, sino como si hubiera venido directamente a mí.

Estoy haciendo café cuando se dispara la alarma de mi reloj de pulsera. He tenido este reloj por mucho tiempo y nunca he puesto la alarma. Pero últimamente empieza a sonar a cualquier hora. Parece estar recordándome algo, insistiendo en algo.

Me siento como un detective reuniendo las pistas.

 

Cuando me enojo por mi vejez, busco a quién culpar. ¿Por qué no a mis vecinos? Por todos lados están cayendo como moscas.

Como el diminuto viejo calvo y cabezón que vivía en la casa amarilla del frente. Por años lo vi encogerse mientras sus nietos, igual de cabezones...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Tim Keppel

Junio de 2017
Edición No.186

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

¿Qué hacemos con los Snorkel?


Por Kyara Ortega Méndez


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores