Google+
El Malpensante

Columnas

Cartas desde Madrid

.

El universo foster

El cierre de la temporada madrileña, con el verano climatológico (de julio a septiembre) en puertas, vino dado sin lugar a dudas por la apertura de la sede de la fundación del arquitecto Norman Foster en Madrid. Foster, que acaba de cumplir 82 años, depositó en el restaurado palacio del duque de Plasencia, en la calle Monte Esquinza, más de 74.000 documentos, dibujos y planos, material fotográfico, maquetas, correspondencia, cuadernos de bocetos y objetos personales. Tuvo que aclarar unas cuantas veces (lo hizo siempre con educación y flema británica) por qué depositaba aquí su legado –que incluye, por cierto, un carro Voisin de 1927 restaurado, que perteneció a Le Corbusier–. ¿Por qué España? ¿Por qué Madrid? Madrid, dijo, es “un lugar para comenzar”. Y digo yo, ¿por qué le hacen semejante pregunta a Foster? ¿Tendría que justificarse si hubiera establecido su fundación en su Manchester natal, Washington o Berlín? Cuando lo dejaron explicarse, Foster aludió a la gran arquitectura reciente que se ha hecho en España, a la singular relación que tiene con la ingeniería, a las obras que ha realizado o le interesan. La última, nada menos que el proyecto bajo cuyo signo se celebrará en 2019 el bicentenario del Museo del Prado, es la ampliación del Salón de Reinos, que debería albergar en las condiciones originales de exposición obras del tiempo de Velázquez y del esplendor barroco.

La fiesta de inauguración de la Fundación Foster fue el evento “El futuro es ahora”, celebrado en el Teatro Real. Entre el público, muy variado, se dieron cita estudiantes y profesionales de arquitectura, jubilados enérgicos, “gogós de la cultura” (término prestado de un amigo periodista que fabricó él solo durante tres años una guía de restaurantes y bares de la capital) y hasta alguna it-girl de retirada. En una ciudad acostumbrada a trasnochar y en un país noctámbulo, fue chocante contemplar colas de interesados desde las siete de la mañana. No hubo en la intervención inicial de Foster sombra alguna de afectación personal por encontrarse en España y en Madrid, excepto para bien. De mirada romántica, nada. El maestro de arquitectos y Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2009, por el contrario, dejó traslucir con su habitual elegancia una posición de preeminencia y liderazgo patente en el im...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Manuel Lucena Giraldo

Es investigador del Consejo Superior de Investigación Científica de España y profesor de ensayo en Cursiva, la escuela de escritura de Penguin Ramdom House.

Octubre de 2017
Edición No.190

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La teoría del marinero holandés o Welcome to Babylonia


Por Andrés Hoyos


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores