Google+ El Malpensante

Música

De animales y teclados

Un dúo bachiano

Los doce conciertos para clavecín de Johann Sebastian Bach fueron presentados en Bogotá, por primera vez en su totalidad, el pasado mes de agosto en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. Ocho solistas en compañía del Ensamble Barroco de Bogotá interpretaron cuatro piezas por noche, presenciadas, en la primera función, por Diego Castillo, y en la segunda, por Laura Galindo. Entre el ensayo, la reseña y la crónica, ambos pianistas exploran las interpretaciones, la historia de la música barroca y la de un instrumento protagonista de otra época.

 

Ilustración de Javier Olivares

 

“El problema con la aparición de la música en general”, afirmó Stravinsky, “es que a la gente se le enseña a tener demasiado respeto por ella; en su lugar se les debe enseñar a amarla”. Bienaventurados sean los desprevenidos.

Contaba un violinista que en la casa de su madre tenían una lora en un corredor: de plumas verdes, como todas, y un ala de múltiples colores, con una preferencia por memorizar palabras rimbombantes que parecían haber sido escritas por Quevedo o por Góngora. Acaso todas las loras tienden al barroquismo, pero el violinista aseguraba que esta era especial. Con casi tres años, la lora se mostraba alegre, bailarina y, además de su verborrea, acostumbraba los mimos y payasadas de su especie. Una tarde, la hermana del violinista llevó a su casa un minicomponente con un sonido potente y de alta definición. Escucharon distintas piezas, bromearon y cantaron, hasta que pusieron el preludio de Parsifal, esa ópera de Wagner que tiene un carácter épico, lírico, que llega finalmente a lo sublime, y cuyo preludio se popularizó con la película de El Señor de los Anillos, dirigida por Peter Jackson. Recién comenzó la pieza, en uno de los pasajes iniciales, donde hay un crescendo –una ola de emoción que llega hasta un semiclímax–, el violinista sintió un ruido como de alguien abanicándose; entonces giró y vio a la lora, que cabeceaba y aleteaba como si fuese a levantar vuelo, totalmente erizada, de las patas a la cabeza. Dejaron la pieza hasta el final y volvieron a ponerla luego dos veces más: la lora mostraba el mismo éxtasis con el preludio. Probaron con otras piezas y óperas, y aunque se emocionaba un poco, su sentimiento no alcanzaba el entusiasmo logrado con Parsifal. En suma, era una lora wagneriana.

Nosotros, como esa lora que se eriza por un espectáculo majestuoso y raro, pocas veces tenemos en Bogotá la oportunidad de asistir a la interpretación integral de los conciertos de Bach para clave. Yo tuve la ocasión de asistir a una de las fechas del ciclo, es decir, a cuatro conciertos. Esa noche, martes 15 de agosto, se inició con el Concierto en la mayor para un clavecín, BWV 1055, el menos sólido y virtuoso como o...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Diego Castillo

Ha ofrecido recitales en diferentes escenarios de Bogotá, como la Biblioteca Luis Ángel Arango y el Museo Nacional. También ha colaborado con la revista Arcadia.

Octubre de 2017
Edición No.190

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores