Google+
El Malpensante

Reseñas

El nuevo al-aire de Margaret Atwood


Dos novelas de la escritora canadiense reviven como series y se abren paso con fuerza arrolladora. El formato es otro y el mundo también, pero el mensaje sigue intacto: la distopía más peligrosa carece de robots y rebosa de moralismo.

Ilustración de Hugo González

 

En 2017 dos producciones han logrado traducir del lenguaje literario al televisivo –con impecable maestría– dos novelas de la escritora canadiense Margaret Atwood. Ambas historias, narradas desde el íntimo flujo de conciencia de las protagonistas, nos hablan del poder ejercido por los hombres sobre las mujeres (sobre nuestros cuerpos y derechos) en el pasado reciente y en un futuro distópico, retratando los miedos de una gran porción de la sociedad, que avanza perpleja frente a los retrocesos que ha tenido la agenda de género en algunos de los países más poderosos del mundo.

Primero fue The Handmaid’s Tale, una serie de diez capítulos en su primera temporada, transmitida por Hulu, una plataforma de streaming por suscripción, y protagonizada por la actriz estadounidense Elisabeth Moss. Se trata de la historia de una mujer norteamericana de clase media alta que, en condiciones de sometimiento, es la criada en casa de uno de los comandantes del nuevo gobierno autoritario que controla la República de Gilead, antes conocida como Estados Unidos de Norteamérica.

En este nuevo Estado fundamentalista cristiano, los daños medioambientales han sido tan graves que se han extinguido casi todas las especies marinas y una epidemia de esterilidad se ha extendido entre los seres humanos. Las mujeres han perdido sus derechos y solo participan en la sociedad como esposas (en el mejor de los casos) o como empleadas del aseo, de la cocina o de la procreación: sus úteros ya no pertenecen al ámbito de su vida privada, sino que son recursos de interés público. Los hombres de alto rango tienen derecho a contar en casa con una criada para fornicar con ella durante sus días de ovulación, en presencia de su esposa y el resto del equipo doméstico, hasta dejarla embarazada . Es lo que Offred, la narradora, describe “la Ceremonia”. Ella, como todas las criadas, recibió su nombre al llegar a su nuevo lugar de trabajo: Offred, en inglés “de Fred”, en honor a su comandante, como se denomina a los propietarios.

La segunda producción es una adaptación homónima de la novela Alias Grace, que cuenta la historia en torno a uno de los casos de asesinato más memorables en Canadá: el de Nancy Montgomery y Thomas Kinnear, el ama de llaves y el dueño de la casa e...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Teresita Goyeneche

Fue finalista del concurso Excelencia Periodística de la Sociedad Interamericana de Prensa en 2017. Es columnista de La Silla Vacía y ha colaborado con medios como Vice y con la cadena Univisión.

Diciembre de 2017
Edición No.192

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Para hacer un talismán


Por Olga Orozco


Publicado en la edición

No. 204



Una poema  [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores