Google+
El Malpensante

Reseñas

El negocio ineludible

Six Feet Under, la serie sobre una funeraria de Los Ángeles, nos enfrenta a la cotidianidad del duelo. ¿Existe el humor tan cerca de la muerte?

Fotografía de Álex Ayala Ugarte

 

Mi primer encuentro consciente con la muerte fue casi casi en diferido. Mariló, mi madre, falleció cuando yo estaba a un mes y medio de cumplir dieciocho años. Mi hermano y mi padre me buscaron en el colegio para darme la mala noticia un 8 de enero. Yo preferí no verla muerta ni en la habitación del hospital donde dijo adiós ni en el salón donde la velaron. No recuerdo si el funeral fue de cuerpo presente porque no quise estar cerca del ataúd en ningún momento, ni siquiera en el crematorio. Recién me acerqué a ella cuando estaba dentro de una urna y fue para lanzar sus cenizas al mar en un pueblo de pescadores del País Vasco, llamado Ondárroa. Quizá por eso nunca he sentido tristeza en un cementerio –lo que me llena de nostalgia es el océano: las costas rocosas, las olas que rompen, los barcos en el infinito–; y cuando me detengo frente a una tumba lo hago como un turista impaciente, con cierta curiosidad, porque creo que la historia de nuestras ciudades es también la historia de los que ya se han ido.

“La normalidad es la muerte”, dijo el filósofo alemán Theodor Adorno antes de morir de un infarto agudo de miocardio en una excursión a los Alpes suizos, ignorando los consejos de los médicos, que estaban preocupados por sus ataques de arritmia. Y la serie televisiva que nos demuestra que el último suspiro tiene poco de hollywoodiense y mucho de cotidianidad es Six Feet Under, una propuesta del guionista, director y productor de cine Alan Ball, enfocada, sobre todo, en las andanzas de una familia disfuncional, dueña de una casa fúnebre.

El primer episodio de Six Feet Under comienza con un golpe de efecto: la muerte freudiana del padre –el dueño de la funeraria– tras un choque brutal del coche fúnebre, que él conducía, con un autobús de transporte público, mientras estaba encendiendo un cigarillo. Horas después, sus familiares –los Fisher– se deben amoldar a esa situación inesperada. Con cada nuevo muerto que requiere de sus servicios, los herederos de este negocio que se alimenta de la tragedia ajena se hacen preguntas: ¿por qué la gente debe morir?, ¿por qué estoy aquí embalsamando un cadáver?, ¿qué hago hablando con él como si fuera un ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Álex Ayala Ugarte

Periodista español radicado en Bolivia. Colabora con publicaciones como "Etiqueta Negra", "Ecos" y el "Virginia Quarterly Review".

Diciembre de 2017
Edición No.192

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Instrucciones para escribir un cuento de Marvel Moreno


Por Lina Alonso


Publicado en la edición

No. 204



Sígalas y tal vez pueda convertirse en protagonista de la próxima polémica literaria. [...]

Mirar por la rendija


Por Cristian Patrasconiu


Publicado en la edición

No. 204



Uno de los frecuentes candidatos al Nobel confiesa su necesidad de llevar diarios, esos cuadernos por donde se cuela la luz. [...]

Y las palabras son esquivas


Por Arturo Charria


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores