Google+
El Malpensante

Ensayo

La manada enaulada. Notas de clase tomadas por una profesora

Dossier: El ruido y el silencio

La lucha de un tartamudo contra su condición, la frágil contención al interior de un salón de clases, la música de las esferas celestes y el autismo de usar audífonos tienen en común la deliciosa prolongación y pugna entre la perturbación de las ondas, su calma, y la variedad de formas en que afectan el alma humana.

Ilustración de Bea Crespo

 

Todo aquel que sea vecino de uno de ellos lo sabe: un colegio es un lugar extremadamente ruidoso. Solo hay silencio cuando sale la última persona y las puertas se cierran. Quizás mientras fuimos alumnos, mientras éramos nosotros los que producíamos el ruido, no lo notábamos; pero basta con que hagamos el esfuerzo de traer a nuestra mente los recuerdos de ese tiempo y no tardaremos en descubrir ecos que retumban. No me refiero a los instrumentos afinándose para la clase de música, ni a los poemas declamados a la fuerza y mucho menos a las mezclas explosivas conseguidas utilizando la tabla periódica, sino a las carcajadas que no podíamos contener, al ruido de la caída estrepitosa cuando alguien jaló una silla oportunamente, al murmullo constante, a ratos ensordecedor; hasta el paso del tiempo se marca de manera ruidosa en el colegio gracias al potente sonido de un timbre. Lo paradójico es que ahí, donde parece tan difícil lograrlo, la voz del profesor debe hacerse escuchar.

Soy profesora de colegio. Hice el camino que algunos consideran inverso, pues empecé enseñando en la universidad durante seis años. Por esa época, al hablar de mi trabajo nadie me respondía con tanta convicción como ahora: “Yo no podría hacerlo”. Ya llevo diez años dando clases en un colegio y entiendo el cambio en la reacción: para la mayoría, los felices recuerdos de la infancia escolar suelen contrastar con la imagen del profesor a quien le hicieron la vida imposible.

La naturaleza misma de la niñez y la adolescencia es bulliciosa. En nuestras latitudes tropicales es frecuente que muchas personas nunca superen esa suerte de infantil imposibilidad física de quedarse callados o quietos al menos por un instante. En la adolescencia no controlas tu cuerpo y menos tu voz; en un punto empiezas a entender lo que significa tener una y caes en cuenta de que hasta ese momento nadie la ha tomado muy en serio. Sting, que también fue profesor de un colegio, dijo alguna vez que el oficio de enseñar no dista mucho del de un cantante de rock ya que en “ambos casos el juego consiste en encerrarse durante una hora con un puñado de posibles delincuentes, tratar de entretenerlos y, además, salir ileso”. Lo que a Sting se le olvidó es que en un concierto pueden, por lo menos, corear las canci...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Ronald Perez Perea

Hay profesores más taquilleros, si. Pero, esos otros humillados pueden quedar fijados en las mentes de aquellos jóvenes que, sin reconocerlo, aprendieron alguna pasión. Texto interesante,

Su comentario

Diana Ospina Obando

Ha colaborado en Arcadía, El Espectador, Pie de Página y en el portal de cine Ochoymedio

Marzo de 2016
Edición No.172

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Doblaje (III)


Por Ezequiel Zaidenwerg


Publicado en la edición

No. 220



Una columna de Ezequiel Zaidenwerg sobre poesía y traducción.   Traducir un poema se parece a interpretar, en sus dos acepciones, una pieza de música: interpretación [...]

La pregunta más difícil de todos los tiempos


Por Efraín Rincón


Publicado en la edición

No. 208



Sobre la importancia de tomarle una “foto” a un agujero negro y otras revelaciones de física para dummies. [...]

15 metros


Por Eliana Hernández


Publicado en la edición

No. 210



Un poema submarino. [...]

Tres intentos por lograr una definición del mal gusto


Por Roberto Palacio


Publicado en la edición

No. 217



¿Es mejor llevar un cocodrilo en la camisa que unos leggings con estampado de leopardo? [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores