Google+
El Malpensante

Poesía

Darle un libro de poesía a Juan Villoro

Del Breviario

                                                        Juan Villoro. fotoseimagenes.net 
 

Le doy mi segundo libro de poesía a Juan Villoro/
y él lo recibe, me da las gracias,
dice que es pertinente porque hay un avión/
en la portada y él debe viajar en unas horas/
desde Medellín hasta Ciudad de México./
Todo libro de poesía tiene un avión en la portada,/
pienso, pero no digo nada.
Él se despide cordial.
Siento en el cuerpo que le di un libro escrito por mí a Juan Villoro./

Regreso a mi casa,
todos los semáforos están en verde
como si dijeran: bien hecho, así se hace./
Los conductores me animan con sus silencios,/
y no me pitan ni me tiran sus camionetas./
Los taxistas me hacen guiños
y me dan la vía sin problema.
Yo sonrío al mundo con la tranquilidad de quien/
acaba de ganarse una beca o un concurso literario./
Llego a mi casa,
mi gata me saluda como siempre,
la alzo y la acerco hasta mi cara,
le digo que le pude dar mi último libro de poemas/
al mismísimo Juan Villoro
y se me escapa de las manos, sale por la puerta y/
se esconde debajo de un carro.
No importa lo que le diga
no sale de ahí hasta que me meto debajo y me mancho la camisa nueva/
con la que hablé con Juan Villoro
y la agarro con la mano
con la que saludé a Juan Villoro
y mi gata me muerde
y me saca sangre en una mano
y le digo que se calme, que todo va a estar bien,/
que sé que no le gustan los autores mexicanos/
pero que con Juan Villoro tiene que hacer una excepción/
porque, al menos, recibió el libro.

Un mes después, en una conferencia, Salcedo Ramos/
cuenta una historia que le ocurrió con Juan Villoro en Barranquilla:/
Salcedo Ramos le dice a Villoro que desconfía de él/
porque nunca ha escuchado un comentario negativo a su nombre,/
a lo que Villoro responde que solo hay una cosa de la que se avergüenza,/
pero para contarla necesita más whisky./

Cuando es el momento apropiado y el whisky es suficiente, Villoro baja la voz/
y le dice a Salcedo Ramos mientras en el fondo suena una champeta:/
“Tú sabes que cuando uno viaja siempre le regalan libros,/
sobre todo, de autores j&oac...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Santiago Rodas

(Medellín, 1990) Docente universitario. Ha publicado los libros de poesía "Trampas tropicales" (Atarraya, 2016) y "Gestual" (2014)

Febrero de 2018
Edición No.193

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

De la amistad


Por


Publicado en la edición

No. 204



Celebremos al padre del ensayo, Michel de Montaigne. [...]

Las correas de Alejo


Por


Publicado en la edición

No. 205



Álbum del vallenato colombiano [...]

Mercantes


Por Andrea Cote


Publicado en la edición

No. 207



Un poema de Puerto Calcinado [...]

La irresistible canción de los expatriados


Por Sinar Alvarado


Publicado en la edición

No. 205



La música sirve como consuelo del hogar abandonado y distante y, si es lo suficientemente buena, hace que los nuevos vecinos miren con mejores ojos al recién llegado. En el caso de los c [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores