Google+
El Malpensante

Artículo

Besos inmorales y cronometrados

Hollywood bajo la censura del Código Hays

Famoso por su arbitraria intransigencia, el código puso a temblar a los cineastas gringos en las primeras décadas del siglo XX con un termómetro moral escondido tras la gran industria del séptimo arte. El autor, con su particular humor, recuerda el proceder de la ley que tuvo eco en las parroquiales proyecciones latinoamericanas.

 

Notorious de Alfred Hitchcock

San benito y el ferrocarril de antioquia

En el cine parroquial de San Benito –un barrio de clase media de Medellín– los besos en vivo y en directo estaban prohibidos, y en la pantalla de la pequeña sala, adosada a la iglesia del barrio, apenas si se intuían. Había un sacristán bajito y regañón, al que bautizamos “padre Escobar” por ser el encargado de cuidar la moral y ejercer su misión escoba en mano. El sonido del proyector se confundía con el chacachá del tren que, tres veces al día, pasaba cerca dirigiéndose a Puerto Berrío, con escala en la vecina estación de Villa. Escobarito, tan pronto sentía la aproximación del obsceno peligro de un beso, subía raudo y veloz su instrumento de censura y lo tapaba. Del todo o a medias, él era el único que gozaba los besos, en proyección medio desenfocada, sobre las pajas de la escoba. Y no lo hacía por concupiscencia sino para saber en qué momento podía bajar el instrumento de censura. Pero algunas veces a través de la despelucada escoba alcanzábamos a ver medio beso, entre los silbidos de protesta de los más atrevidos. Este fue mi primer contacto con la censura. Y con los besos.

La programación de este cine parroquial estaba conformada principalmente por películas argentinas y mexicanas, como Allá en el rancho grande (“allá donde vivííííííaa”, cantábamos todos, haciéndole dúo a Tito Guízar, el protagonista). Pero las que más nos gustaban eran las argentinas, naturalmente con Gardel a la cabeza. Medellín se autoproclamaba “capital mundial del tango” y a su indiscutible afición tanguera agregaba la nada gloriosa credencial de que el Morocho del Abasto hubiera muerto achicharrado en su aeropuerto, que parecía más bien una carretera abierta apresuradamente entre guayabales. Un inteligente campesino que asistía con nosotros a las funciones nos decía que él prefería las películas en español a las que traían subtítulos, porque en estas “si uno miraba los letreros se le iba el m&i...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Herman D

xx

Su comentario

Guillermo Angulo

Fue director del periódico 'Ciudad Viva' y actualmente regenta la Orquidiócesis de Tegualda.

Febrero de 2018
Edición No.193

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Mirar por la rendija


Por Cristian Patrasconiu


Publicado en la edición

No. 204



Uno de los frecuentes candidatos al Nobel confiesa su necesidad de llevar diarios, esos cuadernos por donde se cuela la luz. [...]

Las correas de Alejo


Por


Publicado en la edición

No. 205



Álbum del vallenato colombiano [...]

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Artesanos culinarios


Por Julián Estrada


Publicado en la edición

No. 206



En Colombia, se libra una batalla para que el Estado auspicie las preparaciones y técnicas criollas que nos distinguen, en lugar de prohibirlas por no cumplir con dudosos estándares de c [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores