Google+
El Malpensante

Reseñas

El fetiche de la memoria: The Smiling Lombana y Matar a Jesús

Nuestra reportera en el #Ficci escribe

Hace dos noches, el miércoles 28 de febrero, pude ver por fin The Smiling Lombana, el documental de Daniela Abad que inauguró el FICCI –y clausuró el soporífero discurso del presidente Santos–. Más allá de las virtudes y defectos propios de este largometraje (y que podrán encontrar expuestas en una futura reseña de mi colega reportero), lo que me pareció particularmente interesante fueron las múltiples similitudes que encontré con otra película de la selección nacional y que pude ver hasta ayer (afortunadamente, esta vez sin publicidad política pagada): Matar a Jesús, de Laura Mora. Claro, ambas pertenecen a géneros muy distintos (la primera es un documental y la segunda una película de ficción), y también se distancian en su argumento y formas de narrar. Pero en ambos largos veo algunas coincidencias que trascienden el simple hecho de que sus directoras sean jóvenes prometedoras –incluso son amigas–, y que dicen mucho acerca del momento que está viviendo el cine colombiano y, más aún, el país.

 

A Laura, Jesús se le apareció en un sueño y le dijo que había sido él quien mató a su papá. Jesús hizo ese inception, plantó la semilla, y el sueño se hizo realidad en forma de película: el padre de Paola, la protagonista de Matar a Jesús, es asesinado frente a ella por un sicario con el nombre del mesías. Un par de meses después, se encuentran por casualidad, ella lo reconoce, y en una especie de síndrome de Estocolmo, se vuelven muy cercanos emocionalmente. Mientras tanto, ella, una estudiante universitaria, busca la forma de matar al asesino. De la biografía se parte a esta especie de fantasía de venganza, y aunque claramente no se trata de una autobiografía, sí se rinde tributo al padre desaparecido.

 

A Daniela Abad un día la llevaron a conocer a su abuelo materno, quien vivía alejado de su madre y su abuela; el hombre, postrado y enfermo (moriría poco después), le dio un sobre lleno de dólares. Años más tarde, Daniela recordaría ese día mientras pensaba en ideas para un trabajo de ficción. Pero entendería que la vía para comprender la complejidad...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Viviana María del Mar Castiblanco

Es parte del equipo editorial de El Malpensante. Actualmente cursa la maestría en filosofía de la Universidad Nacional.

Febrero de 2018
Edición No.193

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

La puerta abierta


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 207



Esta breve nota recuerda que el suicidio está siempre disponible para quien no se sienta a gusto con la vida.  [...]

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Cocinar en mexicano


Por Julio Patán


Publicado en la edición

No. 206



Poder ver lo que se tiene enfrente es una facultad muy rara, pero es la mitad del éxito de las altas cocinas regionales. Aquí el rico caso de México, cuyos chefs de vanguardia tie [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores