Google+
El Malpensante

Artículo

La cueca larga del anti-poeta

Muchos alcanzamos a pensar que el longevo Nicanor Parra nos enterraría. Pero a sus 103 años, el segundo poeta más querido de Chile partió finalmente, dejando una larga lista de deudos literarios. Entre ellos este novelista, que nos ofrece una íntima elegía y la crónica de un peregrinaje hasta su no tan santo sepulcro.

Ilustración de Germán González

No parece una tumba.

Es una loma de conchas, piedras, fósiles y palitos.

De lejos incluso podría ser uno de sus artefactos visuales: un pequeño monte marítimo con una cruz de madera blanca, una corona de flores marchitas colgando de esta, y un rectángulo de madera con el dibujo de un corazón con pies y manos, y este mensaje:

      Dirección obligatoria

Debajo de todo eso el cuerpo del poeta más longevo de la literatura chilena, referencia en lengua castellana, profesor universitario, matemático y físico, Nicanor Parra Sandoval, fallecido la madrugada del 23 de enero de 2018 en Santiago, Chile, a la nada despreciable edad de 103 años.

Las Cruces es un pueblo costero a 200 kilómetros de Santiago de Chile donde el poeta vivía un poco recluso desde la década de los ochenta, alejado de todo, en una casa de madera frente a las olas del Pacífico.

Sobre su tumba, además del mencionado mensaje, hay otro de sus artefactos visuales. También es una tablita rectangular de madera con letras negras y el corazón con pies y manos. Se lee lo siguiente:

 

     Ni muy tonto,

     Ni muy sabio

Son dos versos que bien podrían proyectar el espíritu del poeta, aquel que aseguraba que ser contemporáneo era “aprender a vivir en la contradicción, sin conflicto”, y que de hecho durante el último tiempo, una vez cruzada la barrera de los cien, no parecía temerle al final de su vida. Vivía lejos y a la vez cerca de la muerte. Como si estuviera bailando una cueca larga con ella. O como él mismo lo escribió en uno de sus poemas, uno de sus tantos intentos por desacralizar todo aquello que fuera solemne y grave, incluso morir:

 

   No tienes para qué ponerte nervioso

   como dijo el poeta

   tienes toda la muerte por delante.

 

Habría que empezar en San Fabián de Alico, 400 kilómetros al sur de Santiago, Chile, donde Nicanor Segundo Parra Sandoval nació el 5 de septiembre de 1914. Fue el mayor de ocho hermanos.

Y habría qu...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Antonio Díaz Oliva

Es autor de la investigación Piedra Roja: el mito del Woodstock chileno y de la novela La soga de los muertos.

Marzo 2018
Edición No.194

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Yo no maté a Rubén Blades


Por Daniel Centeno Maldonado


Publicado en la edición

No. 204



Perfil del abogado, ministro y cazador de zombis que revolucionó la salsa. [...]

Collage al borde del abismo


Por Camila Builes


Publicado en la edición

No. 209



El trabajo de Ruven Afanador se ha caracterizado por la ambigüedad de sus retratos. En cambio, esta nueva serie suscita preguntas: ¿habrá otra forma de presentar a Colombia en el ex [...]

Stol


Por Ibsen Martínez


Publicado en la edición

No. 209



Un documentalista examina el cielo en la ribera del Inírida, junto a los cerros de Mavecure. Con él, espera un grupo de montañistas y actores. El piloto que transporta los equipos [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores