Google+
El Malpensante

Editor Korazón

Ratón de biblioteca

Tercera entrega para el "Editor Korazón"

Si usted muere hoy, ¿en dónde pasará la eternidad?

Señor K:

Ser uno de los doce apóstoles es el mayor orgullo de mi vida. Por eso, una vez más, le escribo para agradecerle su voto de confianza en mí y para que me ayude. Quiero llevar a cabo con eficiencia, pero sobre todo con sabiduría, la misión que me ha sido encomendada. Dicen que el que no busca consejo de sus mayores no llega a la otra vida y en este camino me he encontrado con situaciones que superan mi entendimiento. Señor K, ayúdeme a desenredar esta diabólica madeja.

Por petición del jefe de sección, he ido a la biblioteca pública del centro. En un principio dudé de la recomendación de aquel hombrecillo entre otras cosas porque casi nunca entiendo lo que me dice. Al hecho de tener que inclinarme para escucharle, súmele, señor K, el hecho de que no habla, sino que susurra. He leído en un libro de historia que esa es una costumbre común en esta gente sudamericana, así que siempre me esfuerzo por levantar sus palabras del suelo y así me evito líos. Le ha sido encargada la Luis Ángel Arango, me dijo, comienza mañana. ¿Una biblioteca?, ¿por qué allá?, le pregunté. Le sorprendería la cantidad de personas que hemos reclutado en ese lugar, me explicó con una cara seria que a los pocos segundos recuperó su inexpresividad de siempre.

No le creí al hombrecillo, pero al final le hice caso. Usted me ha enviado a esta ciudad para ayudar, para ser útil y no para comenzar motines. He aceptado mi misión sin chistar y me he adentrado en la biblioteca. Por eso le escribo. Usted me ha enseñado bien, me ha entrenado para casi todo lo que me he encontrado en esta ciudad y gracias a ello el mensaje ha sido entregado en repetidas ocasiones. ¡Ah!, ¡pero lo que me he encontrado en la biblioteca, señor K! ¡Para eso no me han preparado los manuales!

Para tener una aproximación más precisa adopté una rutina. Voy todos los días a la biblioteca: llego a las ocho de la mañana y salgo a las seis de la tarde. Como entre las doce y la una en un lugar cercano en donde venden corrientazos –un menú barato, para que me entienda, señor K–. Al segundo día de observación noté el siguiente patrón, que confirmé a lo largo de la primera semana.

A las diez de la mañana llega el primero de los desamparados. Un metro noventa de estatura, quizás ciento veinte kilos. Pero no se deje in...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Abril 2018
Edición No.195

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Hacer chorizos


Por Santiago Gallego Franco


Publicado en la edición

No. 206



Para curar la melancolía y un dolor de espalda, el autor intenta preparar este contentillo tan paisa como la arepa o el aguardiente. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores