Google+
El Malpensante

Entrevistas

Atrapar una novela por su nombre

Una entrevista a Melba Escobar por Rocio Arias Hoffman.

© Fotografía de Nicolás Rocha Cortés

Melba Escobar recela que va a quedar asociada por largo tiempo a La Casa de la Belleza, su tercer libro. Hay evidencias que lo subrayan: Pontas, agencia española que la representa, ha gestionado acuerdos de traducción en quince idiomas para una veintena de países. Berlín y Singapur esperan a la autora este año. La edición en inglés ya tiene portada. Antes de que comience la gira inevitable, esta entrevista sitúa a Melba Escobar frente al espejo.

Los encuentros que propiciamos con Melba para ahondar en todo lo que rodea La Casa de la Belleza ocurren a lo largo de dos meses. Nos sirven para despejar lineal y cronológicamente su existencia; son fundamentales para que Melba hable sin pausa y con una voz transparente.

En su hogar, donde vive con el periodista Ricardo Ávila –padre de sus dos pequeños hijos–, Melba consiente en desgranar una adolescencia solitaria. Estira de vez en cuando sus piernas delgadas y los jeans rasgados apenas se arrugan. Un mechón de pelo negro lacio cae más largo sobre el lado derecho de su rostro. El izquierdo revela un gesto muy parecido al de su carismático padre, Rodrigo Escobar Navia. “Mi mamá, Myriam de Nogales Pérez, es madrileña, un ícono de elegancia y guapura. La belleza era algo que habitaba en mi casa, pero no me pertenecía”, dice Melba.

En su estudio, “Mel” –como la llaman sus amigas– demuestra ser una mujer meticulosa. “No consigo cumplir los plazos que me pongo a mí misma con mis trabajos. Estuve tres años escribiendo La Casa de la Belleza. Ahora tengo apenas doce meses para entregar mi siguiente libro”, y suspira. Alquila o pide prestados pequeños apartamentos en lugares cálidos de Colombia para encerrarse a escribir cuando el tiempo apremia. “Con una beca, pude trabajar concentrada solo en la novela. Fue en Nuevo México, estaba embarazada de mi primera hija y nevaba terrible. Perfecto”.

Sobre una mesa baja, le espera Catherine Millet. Melba tiene pendiente entrevistar a la autora francesa en la Feria del Libro de Bogotá, así que su obra la vigila desde la sala. “Me gusta la idea de que existan cada vez más tipos de feminismos”, desliza sonriendo.

Ante auditorios nutridos, Melba...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rocio Arias Hofman

Es periodista española y está radicada en Colombia hace varios años. Es productora ejecutiva del Festival Malpensante.

Abril 2018
Edición No.195

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Con la de palo


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 204



En la vida como en el fútbol, las peores patadas son las que se devuelven. [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores