Google+
El Malpensante

Reseñas

El presente continuo del escritor

A propósito de la película Basada en hechos reales, de Roman Polanski, una escritora reflexiona sobre el verdadero oficio de escribir.

 

 

 

 

Yo sólo sé decir como es “amando” 

ni supe ni sabré como es “amaba”...

Soneto, León de Greiff

 

 Cuando entro a la sala, las luces están apagadas y la película ya ha comenzado. Busco una silla vacía en la penumbra y me siento rápidamente para no incomodar a la señora que está en esa misma fila, al lado del pasillo. Cojo el hilo del filme en tres segundos, pues las imágenes de personas haciendo fila para que la autora les firme su libro me son bastante comunes; no porque haya firmado libros como una estrella de rock regala autógrafos, sino porque he estado sentada esperando a que alguien venga a comprar mi libro y a pedirme que se lo firme. Esto, además de haber sido invitada a cuanto evento literario hay en mi ciudad y en muchas otras, gracias a mi oficio, el de escritora, y a mi profesión, la de periodista. De famosa no tengo un pelo. Me conocen en mi casa, si acaso, por el olor de la manada de nacimiento; los amigos, por mis repetidos numeritos histriónicos, por querendona; y en Twitter, por andar siempre trinando alguna ocurrencia que se me viene a los dedos y que para nada viene al caso (fin de la ocurrencia, que casi siempre consiste en hablar demasiado de mí).

 De vuelta a la peli: escritora reconocida y exitosa conoce a escritora joven y en ciernes, que acaba por seducirla y metérsele al rancho al mejor estilo de Mujer soltera busca. La premisa parece sacada de un libro de Stephen King, y sin duda lo es. Delphine de Vigan, autora de Basada en hechos reales, el libro que Polanski adaptó al cine, hace evidente el recurso utilizando epígrafes de Misery en su novela. Y yo me pregunto qué más podría escribir esta mujer, si no algo artificioso, casi un ejercicio para dominar el género del thriller sicológico y no dejar enfriar la mano (por no mencionar cumplirle a la editorial como la minita de oro anual), luego de haberse sacado la mierda con un libro tan poderoso, doloroso y entrañable como Nada se opone a la noche, un testimonio sobre el suicidio y la enfermedad mental de su madr...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Margarita Posada

Autora de las novelas "De esta agua no beberé" (Ediciones B, 2005) y "Sin título [1977]" (Alfaguara, 2008). Próximamente publicará con la editorial Planeta su libro de no ficción "Las muertes chiquitas".

Abril 2018
Edición No.195

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El coleccionista de vientos


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente un juguete infantil, desdeñado en Europa por su vulgaridad, el acordeón encontró en el Caribe colombiano una grandeza sin precedentes. Al punto que se convirti&oacut [...]

Recovecos de la literatura de San Andrés


Por Mónica María del Valle


Publicado en la edición

No. 214



Si bien una guía completa de la literatura isleña no cabe en seis páginas, ni siquiera si pretendemos visitarla como turistas, en este breve compendio se hace un agudo diagn&oacut [...]

Nora, Rómulo, Martín


Por Fabio Morábito


Publicado en la edición

No. 219



Un cuento de Fabio Morábito. [...]

Calypso Rose y la legión de insumisas del Caribe


Por Maríamatilde Rodríguez


Publicado en la edición

No. 214



El calipso, ese género que plantea la abolición de las costras de la esclavitud con un ritmo que permite sonreír, se canta con la voz de esta negra “desobediente”. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores