Google+
El Malpensante

Literatura

Estación Tolstoi

Un escritor viaja a Moscú para dar una conferencia sobre Mutis y pide que lo lleven a la última morada de un admirado clásico ruso. Así, emprende un recorrido lleno de desencuentros con el socialismo de su juventud y de paralelos literarios entre escritores eslavos y latinoamericanos, hasta llegar al culmen de su peregrinaje.

Ilustración de Pablo Bedoya.

La invitación me tomó por sorpresa. Había querido ir a Moscú en tren desde París cuando era estudiante de literatura en la Sorbona, pero eso no pasó de ser una ensoñación literaria. Desde Medellín, entre cuyas montañas me he sentido siempre enclaustrado, dicho anhelo parecía aún menos realizable. Una colega de la Universidad de Antioquia, doctorada en la Unión Soviética, fue la invitada. Pero como a ella no le interesaba mucho la obra de Álvaro Mutis, y además no tenía tiempo para preparar las charlas, me pasó la propuesta. Perplejo dije que sí, pero puse una condición al agregado cultural de la embajada en Rusia. Con gusto hablaría en Moscú sobre Mutis, pero si me llevaban a Yasnaia Poliana.

En dos semanas escribí las conferencias. El agregado creía que, después de García Márquez, Mutis era el escritor que los lectores rusos debían conocer. El propósito de las charlas nuestras –otra profesora de la Universidad Nacional también había sido invitada–, dirigidas a los espacios académicos hispanoamericanos de Moscú, era presentar la obra de quien es el autor colombiano más notable después del Premio Nobel. Inmerso en el mundo de Maqroll el Gaviero y sus destinos aciagos, me preguntaba cuál podría ser la relación entre Mutis y Tolstoi. Los dos escritores me despertaban hondas simpatías. Ocupaban, incluso, un puesto significativo en mi aprendizaje de la escritura. El papel revelador del Tolstoi de La muerte de Iván Ilich, cuando yo tenía dieciséis años, y el papel similar de “La muerte del estratega” cuando pasaba de los veinte. En alguna entrevista había leído que Mutis prefería, por encima de las obras mayores, los relatos de guerra de Sebastopol, y que esta obra temprana anticipaba, a su juicio, los logros narrativos de Tolstoi. Y tal vez sea cierto que ningún pasaje de Guerra y paz, prolija en las descripciones de las estrategias militares y profusa en su crítica a las guerras napoleónicas, tenga la intensidad desgarrada de las crónicas sobre Crimea tramadas por un joven todavía insuflado de patriotismo y amor incondicional al zar.

El viaje a M...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Pablo Montoya

(barrancabermeja, 1963). Escritor y filósofo con estudios de música. Ganador del Premio Rómulo Gallegos en 2015 y del Premio José María Arguedas de Casa de las Américas en 2017 por su novela Tríptico de la infamia. En 2016 recibió, además, el Premio José Donoso como reconocimiento al conjunto de su obra.

Mayo 2018
Edición No.196

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Poemas


Por Jacques Prévert


Publicado en la edición

No. 202



Tríptico  [...]

La sed del ojo


Por Pablo Montoya


Publicado en la edición

No. 204



La primera novela del escritor colombiano transcurre en tiempos en los que la fotografía erótica atentaba contra las buenas costumbres y los “pornógrafos” eran persegu [...]

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores