Google+
El Malpensante

Ensayo

El Arsenal de Nietzsche

Arsène Wenger abandona el Arsenal después de 22 años en la dirección del club. Celebramos a ese legendario técnico que al concebir un modo de juego tan bello (y económicamente redituable) hizo permisible su progresiva falta de eficacia a la hora de ganar trofeos.

Ilustración de Yime

 

Después de anunciar que “Dios ha muerto”, el loco de Friedrich Nietzsche pregunta: “¿Qué juegos sagrados habremos de inventar?”. Si Dios daba sentido a la vida de los individuos, y la religión organizada unía a las personas bajo un sistema compartido de creencias, algo tendría que compensar esta gran pérdida. Existen diversas interpretaciones sobre lo que quiso decir Nietzsche con estas sus más famosas –o infamantes– palabras, publicadas por primera vez en 1882 en La gaya ciencia; no obstante, para todos es un hecho que el cristianismo ya no es la principal guía en la vida de la mayoría de las personas.

Hoy la catedral ha sido sustituida por el estadio. Es a través del deporte que las comunidades producen una narrativa compartida: en el campo de juego se hacen y veneran los héroes contemporáneos. Y el fútbol, ??antes que cualquier otra práctica deportiva, es el fenómeno global que mejor ha reemplazado a la religión en la vida moderna.

La concepción del fútbol como un mito orientador apela en parte a sus orígenes medievales, e incluso antiguos. El cuju chino, el kemari japonés, el episkyros griego, el harpastum romano, el pitz maya y el fútbol multitudinario o popular que se jugaba en las calles rurales de las islas británicas: todos se consideran predecesores de “el hermoso juego”. Sin embargo, los esfuerzos por vincular el deporte contemporáneo con juegos antiguos, a través de mitos fundacionales como este, contradicen la modernidad del fútbol y dejan de lado el rápido crecimiento que tuvo a nivel mundial a finales del siglo XIX y a principios del XX.

Nietzsche, que en 1889 iba descendiendo a la locura por las calles de Turín, no tuvo la oportunidad de presenciar el pleno surgimiento del fútbol moderno. Según el escritor inglés David Goldblatt, la Football Association formalizó las primeras reglas del juego en 1863, en Londres, pero estas no se tradujeron al alemán sino hasta 1891. El Deutscher Fussball-Bund, órgano rector de ese deporte en Alemania, se fundó en 1900, el mismo año en que Nietzsche murió. Aunque es probable que el filósofo haya visto cómo...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

David Kilpatrick

Escritor, historiador oficial del New York Cosmos y profesor del Mercy College. Doctor en literatura comparada y magíster en filosofía y gestión deportiva.

Junio 2018
Edición No.197

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

Mafia ecológica


Por


Publicado en la edición

No. 203



Por Flavita Banana [...]

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Mirar por la rendija


Por Cristian Patrasconiu


Publicado en la edición

No. 204



Uno de los frecuentes candidatos al Nobel confiesa su necesidad de llevar diarios, esos cuadernos por donde se cuela la luz. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores