Google+
El Malpensante

Breviario

La naranja euclidiana

Con su genialidad táctica y su forma de trazar líneas a través del campo, el holandés Johan Cruyff conquistó a artistas y poetas. Entre ellos, al autor de este breve homenaje. 

¿Jugar ajedrez con los pies es posible? Sí, lo he visto. ¿Y tener un sentido euclidiano del espacio, un radar geométrico que permita abarcar con tan solo un golpe de vista el rectángulo verde del terreno, trazar líneas, invisibles para los demás, y acompasarse a ellas para llegar al gol que nadie habría imaginado y que jamás se repetirá en la historia de la geometría? Sí, es posible. Ocurrió una vez en la historiografía del fútbol y la matemática. Y seguramente hay alguien en un hipotético cielo que presenció, registró y almacenó para siempre en el gabinete de lo fantástico esa rigurosa figura que reúne los opuestos, que goza de una gran simplicidad e inocencia y, sin embargo, es de una complejidad inaudita, todo combinado con la velocidad y ese otro elemento que es la certeza. Esa es más o menos la sensación que dejan un pase o un gol de Johan Cruyff. Fue hace tanto ya, pero no importa, entró en los anales, y no somos los únicos que debemos vivir con ello, sino también Cruyff. Todo hombre célebre tiene un doble. Su yo de otro tiempo que lo acompaña o lo lastra y no lo deja en paz. Juntos, los dos Cruyff observan cada partido; juntos enfrentan a su antiguo club, si bien por momentos el más viejo de los dos se parece al rey Lear que ha perdido su reino y se ha enemistado con sus hijas. Pero en Lear también reconocemos al joven genio, al hombre que no solo transformó el fútbol holandés sino la lengua holandesa, y cuyas palabras aún se citan en el recinto del Parlamento porque tienen la absurda y desconcertante simplicidad de los proverbios: “Siempre estoy en contra de todo, hasta que cambio de idea y paso a estar a favor. Es lógico. Suele ser necesario que algo pase antes de que pase algo”. Creo que eso pasó con Johan Cruyff, que ya estaba ahí antes de que lo supiéramos. Entonces lo vimos y fuimos felices. Ahora nos queda el recuerdo y no renunciaremos a él.

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Cees Nooteboom

Escritor, poeta, traductor e hispanista. Su vasta obra se compone de más de sesenta libros y se centra en la literatura de viajes.

Junio 2018
Edición No.197

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Y las palabras son esquivas


Por Arturo Charria


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Metal, Viscoso animal


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 204



Los habitantes de un pueblo en el Nordeste antioqueño insisten en que la explotación del oro con mercurio no es tan mala como la pintan, mientras las multinacionales ganan hectáre [...]

La teoría del marinero holandés o Welcome to Babylonia


Por Andrés Hoyos


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores