Google+
El Malpensante

Artículo

El primer partido de fútbol en Colombia

A finales del siglo XIX, el patio de un viejo convento colonial fue el escenario de ese picado inaugural, a diferencia de lo que afirman la mayoría de relatos sobre la historia del deporte en el país.

Ilustración de Juana María Bravo

Durante años, tres ciudades se han disputado haber acogido el primer partido de fútbol en el país: Barranquilla, Santa Marta y Pasto se encuentran referenciadas aquí y allá como las primeras adonde se trajeron balones, reglamentos y personal extranjero que jugara de acuerdo con las reglas de la Football Association. Se dice que hacia 1909 el comerciante inglés Leslie Spain les enseñó a los pastusos a jugar fútbol, probablemente sin saber que sus compatriotas británicos, que llegaron como marineros al puerto de Santa Marta, ya por 1903 o 1904 habían organizado partidos con los obreros de la United Fruit Company en los alrededores del Magdalena. Y de seguro ni unos ni otros sospechaban que también desde 1904 el barranquillero Arturo de Castro promovía los primeros encuentros futbolísticos en potreros de su ciudad.

A pesar de las diferencias cronológicas, no es descabellado reconocerles la paternidad del fútbol nacional a las tres ciudades... y agregar una cuarta. Esta controversia no es sino un reflejo del país que al iniciar el siglo XX recibía al balompié: un territorio fragmentado e incomunicado, donde la importación o la creación de una nueva práctica cultural o productiva escasamente tenía impacto más allá de la esfera regional en que aparecía. En medio de tanto aislamiento, en los primeros años del siglo pasado cada jugador de fútbol partía de cero en su comunidad, sin copiar nada de lo que pudiera estarse haciendo en otras partes. De igual forma, es probable que ninguno de estos ancestros del fútbol colombiano supiera que varios años antes, en 1892, ese deporte ya se había jugado en el país. Aquel primer partido se jugó en la cancha más inusual, con los deportistas más improbables, un pionero insospechado y ante el espectador menos futbolero posible.

Ocurrió en el patio de un viejo convento colonial, el equipo estaba compuesto por los nuevos cadetes de un país sin ejército, su mentor era un erudito militar estadounidense y su primer espectador fue un vicepresidente más interesado en la poesía de Virgilio, rezar el rosario y censurar periódicos que en el deporte.

LA CANCHA Y EL PROFE

Po...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Felipe Arias Escobar

Historiador. Ha sido docente universitario, autor de textos escolares y periodista musical.

Junio 2018
Edición No.197

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La pasión griega


Por Herberto Helder


Publicado en la edición

No. 210



Un poema elegíaco. [...]

El gran gordo de Pésaro


Por Laura Galindo M.


Publicado en la edición

No. 206



El afamado compositor Gioachino Rossini abandonó la ópera para consagrarse a su mayor pasión: la gula. Su dedicación produjo varios nuevos platos y más de un dolor d [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Las hormigas


Por Germán Téllez


Publicado en la edición

No. 211



Un arquitecto que ha dedicado su vida a proteger el patrimonio construido alerta sobre cierta peste omnipresente: los turistas, capaces de inmolarse y destruir lo que haya a su paso con tal de tomarse [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores